Protesta de padres del colegio Altair de Sevilla ante el TSJA
Protesta de padres del colegio Altair de Sevilla ante el TSJA - JESÚS SPÍNOLA

La Junta de Andalucía retira los conciertos a los colegios de educación diferenciada

La Consejería de Educación alega discriminación por sexo pese a dos sentencias en contra del Tribunal Superior de Justicia andaluz

SEVILLAActualizado:

Sin esperar el fallo del Tribunal Supremo, que ya ha anunciado que se emitirá dentro de un mes y medio, la Junta de Andalucía ha vuelto a imponer su criterio político sobre la normativa legal en la polémica de la educación diferenciada. El viernes a última hora comunicó a ocho colegios andaluces -cinco de Sevilla y tres de Córdoba- que no renovará su concierto para el próximo curso, independientemente de lo que diga el Tribunal Supremo y después de una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía que da la razón a los colegios en su derecho a impartir la enseñanza a alumnos de un solo sexo.

En el caso de Sevilla, los centros afectados son el Ribamar, el Albaydar, el Altair y Elcható de Brenes, todos ellos gestionados por el Opus Dei, además del Ángela Guerrero, en Sevilla capital, y el Nuestra Señora de Lourdes, en Carmona, ambos pertenecientes a las Hermanas de la Cruz.

ABC ha tenido acceso a la resolución de la Junta en la que se anuncia la retirada del concierto a varios de estos centros. En el caso del Altair, que da cobertura a niños del distrito Cerro Amate —uno de los barrios más pobresde España—, la delegada Territorial de Educación, María Francisca Aparicio, justifica la denegación del concierto con un informe del director general de Planificación y Centros, Enrique Caro.

Igualdad de oportunidades

En este documento se indica que «es público y notorio» que este centro «viene prestando el servicio educativo de forma segregada, ya que sólo imparte enseñanzas a alumnado masculino, no pudiendo optar las familias que así lo deseen a escolarizar en el centro a sus hijas, lo que impide la igualdad de oportunidades en el acceso a estas enseñanzas». En consecuencia, la Junta dispone «denegar el concierto educativo con el centro docente privado Altair de Sevilla, dejando por tanto de ser un centro concertado» por «no cumplir con lo establecido en la Ley de Educación en lo que se refiere a la no discriminación por razón de sexo».

Desde Infantil a Bachillerato

Las unidades denegadas en este centro son las cinco del segundo ciclo de Educación Infantil, doce de Primaria, una de Educación Especial, otras doce de Secundaria Obligatoria y ocho grados medios de Formación Profesional. También elimina el concierto con los dos ciclos de grado superior de Administración y Finanzas, los dos vigentes de Desarrollo de Aplicaciones Web, dos líneas de Humanidades del Bachillerato y otras dos de Ciencias. Para que el perjuicio no sea mayor, la Junta mantendrá un curso más otras líneas de enseñanza «con el fin de garantizar la continuidad del alumnado ya escolarizado»

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ya ha emitido sentencias a favor del concierto educativo diferenciado por sexo en los casos de Altair y Ribamar de Sevilla, entre otros de distintas provincias. Esta pugna, no obstante, se viene produciendo entre la Junta de Andalucía y estos colegios desde hace años, aunque hasta el momento los centros afectados siempre han conseguido que los tribunales les den la razón. La Consejería de Educación ha recurrido estas sentencias ante el Tribunal Supremo, que según las fuentes consultadas por este periódico ya ha comunicado a las partes que fallará en el plazo de un mes y medio. Pero la Junta no ha querido esperar.