Casi el 80% de las chicas de entre 14 y 18 años consumieron alcohol en el último año - Efe

Las jóvenes adelantan a los chicos en el consumo de alcohol, tabaco y sedantes

Las chicas entre 14 y 18 años consumen drogas legales en mayor proporción que ellos

MadridActualizado:

Las adolescentes españolas adelantan a los chicos en el consumo de drogas lícitas como el tabaco, el alcohol y los hipnosedantes. En el caso de estos psicofármacos, el porcentaje de mujeres entre 14 y 18 años que los han consumido en el último año incluso duplica el de los chicos (13,8% frente al 7,7%).

Esta es una de las principales conclusiones de la Encuesta sobre Uso de Drogas en Estudiantes de Enseñanza Secundaria en España (Estudes), que ha presentado este jueves el ministro en funciones de Sanidad, Alfonso Alonso, junto al delegado del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, Francisco Babín.

Pese a que por primera vez desde 1994 se registra un descenso en el uso de hipnosedantes entre la población juvenil, el dato levanta tal preocupación entre los técnicos de Sanidad que dedicarán un apartado al estudio de este tema en la próxima encuesta general sobre consumo de drogas (Edades), que ya está en marcha.

Los hipnosedantes es la cuarta sustancia más consumidas por los estudiantes españoles después del alcohol, el tabaco y el canabis. Alrededor del 10,8% los ha utilizado con o sin receta médica en los últimos doce meses y ellas por partida doble.

El estudio, realizado a más de 37.000 estudiantes de centros públicos y privados de todo el país, refleja en general una disminución del consumo de todas las drogas, pese a que los niveles de adicción al alcohol y al cannabis siguen siendo muy preocupantes.

Menos borracheras

En los dos últimos años, el número de escolares que consume bebidas alcohólicas cayó un 5,1%. Pese al buen dato, ocho de cada diez jóvenes reconoce haber bebido alguna vez, mientras que el 76,8% lo ha hecho en el último año. Además este hábito está más extendido entre las chicas (78,2%) que entre los chicos (75,3%).

Las borracheras y el «binge drinking» (consumo en atracón) es el patrón de consumo que más ha caído entre los estudiantes de secundaria, al pasar del 30,8% al 22,2% en el primer caso y del 41,8% al 32,2% en el segundo caso. Pese a la disminución del consumo intensivo, el 43% de los estudiantes de 16 años y la mitad de los de 17 se han atracado de alcohol (cinco o más copas en un corto espacio de tiempo) alguna vez en el úlitmo mes.

«Se ha hecho un trabajo muy importante que no hemos llevado a término en relación con el alcohol. Creemos que hay materia suficiente para que en esta legislatura se trabaje en una ley del alcohol, ya que los resultados de esta encuesta demuestran que las políticas públicas funcionan para reducir el consumo de drogas», apuntó Alonso.

La elevada prevalencia del alcohol entre los jóvenes se debe en gran medida a que la perciben como la sustancia menos peligrosa. También consideran que el tabaco es más peligroso que el cannabis, aunque su consumo (25,4%) no está tan extendido como el hábito de fumar cigarrillos, que en 2014 alcanzó su mínimo histórico (31,4%).

El estudio también muestra una reducción en el consumo de cocaína, cuyo descenso ha sido del 65% en la última década así como en el de cannabis, en un 33%. En cuanto a las drogas emergentes (o nuevas sustancias psicoactivas), el 4% de los estudiantes las ha probado alguna vez en la vida pero el 53,7 % no ha oído hablar de ellas (spice, ketamina, salvia y mefedrona).