José Luis Cordeiro, divulgador científico
José Luis Cordeiro, divulgador científico - ABC

José Luis Cordeiro: «No le tengo miedo a la inteligencia artificial, le tengo miedo a la estupidez humana»

Entrevista en ABC con el controvertido divulgador científico

MadridActualizado:

«Esta es la última generación de seres humanos mortales». Esta es una de las afirmaciones del controvertido divulgador científico José Luis Cordeiro, ingeniero transhumanista, venezolano hijo de españoles, y miembro de la Academia mundial de arte y ciencia, que asegura que en 20 años «vamos a detener el proceso de envejecimiento, seremos capaces de rejuvenecer» y veremos «la muerte de la muerte«. Así se titula su próximo libro, que será publicado por la Editorial Planeta el próximo año. ABC lo entrevistó en La Coruña, en el marco del ciclo «Galicia en la encrucijada. Ciclo de conferencias sobre Demografía y Futuro» organizado por la Fundación Barrié y la APD.

-Hay quienes lo tachan de sensacionalista. ¿Qué le responde a sus detractores?

-Algunos atacan al mensajero en vez de atacar el mensaje. Google creó Calico para curar el envejecimiento, Microsoft anunció que va a curar el cáncer en diez años… De todo esto no solo hablo yo. Y mis credenciales son impecables: estudié en el MIT, en Insead, he escrito 12 libros, he trabajado con muchas instituciones. Las cosas que digo yo sobre la longevidad no las digo yo, sino gente que está trabajando en ello. Este año organicé en Madrid junto con el CSIC la Cumbre Internacional de Longevidad y Criopreservación, donde hablaron científicos de tanto renombre como María Blasco o Juan Carlos Izpisúa Belmonte.

-Pero estas personas no manifiestan públicamente estas ideas de forma tan abierta como usted. ¿Por qué?

-La prueba de que la inmortalidad es posible es que ya existen células que lo son, como las germinales y las cancerígenas, que no envejecen, pero los científicos que trabajan en estas áreas y que dependen de financiamiento público tienen que ser sumamente cuidadosos con sus opiniones.

-¿Por qué usa corbatas de Mickey Mouse? Es significativo ya que se dice que Walt Disney está criopreservado.

-Yo comparo a Petróleos de Venezuela con Mickey Mouse, que es un ejemplo de lo que llamo «mentefactura» versus el petróleo, que es la manufactura. Es el primer ratón inmortal, es innovación, creatividad e imaginación. La criopreservación es lo que llamo el plan B para prolongar la vida y luchar contra las enfermedades. El plan A es ser siempre jóvenes e inmortales. Para que la gente entienda la criopreservación, basta con ver la fertilización in vitro: ¡hay miles de seres humanos que fueron embriones congelados!

-Su visión del futuro no es nada apocalíptica. Usted dice que el planeta va a poder soportar a una gran cantidad de personas gracias a que la ciencia y la tecnología permitirán aprovechar de forma más eficiente los recursos. ¿Cómo será posible?

-Peter Diamandis, uno de los fundadores de Singularity University (patrocinada por Google y la NASA) explica en el libro «Abundancia: el futuro es mejor de lo que piensas» que, durante el proceso evolutivo, obviar una noticia mala suponía un riesgo de morir. Imagínate que hay un león hambriento cerca de ti, pero tú no enteras: te come. Tenemos una predisposición biológica a amplificar lo malo, aunque la realidad es que casi todo es bueno. La condición humana sólo ha ido a mejor con el paso del tiempo: vivimos más, vivimos mejor. Muchas enfermedades son curables o tratables con tratamientos cada vez más baratos. Vamos a pasar de una economía de escasez a una economía de abundancia. El mundo del futuro va a ser mucho mejor que el de hoy, vamos a producir más con mucho menos. El proceso evolutivo es positivo, lo demuestra la historia, y con tecnología e inteligencia artificial lo será más aún.

-Sin embargo, las noticias hacen difícil imaginar un futuro tan maravilloso como el que usted pinta.

-El libro «Los ángeles que llevamos dentro. El declive de la violencia y sus implicaciones», del profesor de Harvard Steven Pinker, habla de cómo nunca hemos vivido un tiempo mejor que el actual. A pesar de las guerras, del terrorismo, somos mucho más pacíficos, hemos evolucionado. Un ejemplo es la condición de las mujeres: hace un siglo aún eran consideradas prácticamente animales.

-Usted habla de la singuralidad, de la convivencia entre seres humanos y robots. Empresas del sector automovilístico como Ford y Tesla incluso han contratado a expertos en filosofía para dar luz al tema de cuando un coche sin conductor tenga que tomar una decisión de vida o muerte. ¿Cuáles son las implicaciones éticas de todos estos cambios?

-Son muchas, claro, pero ¿quién puede estar en contra de vivir mejor, de vivir más, de ser más inteligente? Estamos creando inteligencia artificial que va a llegar a los niveles humanos. Elon Musk, cofundador de Tesla Motors, ha creado la compañía Neuralink para conectar nuestros cerebros a internet como un mecanismo de control sobre la inteligencia artificial. Personalmente creo que estas inteligencias artificiales nos van a hacer más inteligentes y más éticos. Como somos desconfiados, tenemos miedo a algo distinto. Por ejemplo, no creo que la clonación, a la que se teme, vaya a ser usada para la reproducción, sino para fines terapéuticos, como clonar órganos. Yo no le tengo miedo a la inteligencia artificial, a lo que le tengo miedo es a la estupidez humana. Afortunadamente creo que vamos a trascender esa estupidez. Y la ética ha evolucionado mucho. Hasta hace poco las mujeres no votaban, teníamos esclavos…

-Toda suena muy idílico, pero ¿no cree que todo esto podría provocar conflictos sociales?

-Las religiones, sobre todo las monoteístas que son más doctrinarias, se van a oponer. Esto no es nuevo: a Darwin los anglicanos le dijeron que ellos no descendían de los monos, Galileo Galilei fue juzgado por la Inquisición… ¡pero es que estamos quitándoles el negocio! La muerte de la muerte es la muerte de la religión, porque la religión vive de la muerte. En unos sitios habrá menos oposición, como en Japón, donde aman a los robots, no como nosotros en Occidente que les tenemos miedo.

-¿Por qué predice que será en el año 2045 cuando se alcance la singularidad tecnológica?

-Estas predicciones son de mi amigo Raymond Kurzweil (director de ingeniería de Google). Él dice que en el 2029 las máquinas van a pasar el test de Turing, es decir, que no vamos a poder reconocer si estamos hablando con una máquina o con un humano. Las inteligencias artificiales van a tener que «estupidizarse» para estar al nivel humano. Él prevé que en el 2045 alcanzaremos la singularidad tecnológica y una de sus consecuencias es la inmortalidad. Puede parecer muy pronto, pero los cambios se están produciendo de forma exponencial, no lineal. Los próximos 20 años van a ser como los últimos 2000 años a nivel de cambios tecnológicos.