FOTOLIA

Investigadores acaban con el mito de que la vida de soltero es peor que la de casado

Las personas sin pareja tienen una vida social más rica así como mayor crecimiento y desarrollo vital. Así lo aseguró una investigadora durante la 124º Convención Anual de la Asociación de Psicológos Americanos

MADRIDActualizado:

Cada día hay mayores opciones para conocer gente. Se usen o no, es difícil encontrar a alguien que no conozca nombres como Tinder, Badoo, eDarling...vivimos «bombardeados» por aplicaciones, pero también publicidad y películas que nos dicen que no hay mejor estado que el del enamoramiento.

Sin embargo, estar soltero tiene más beneficios que estar casado. Las personas sin pareja tienen una vida social más rica, así como mayor crecimiento y desarrollo vital. Así lo aseguró una investigadora durante la 124º Convención Anual de la Asociación de Psicológos Americanos.

De Paulo, científica de la Universidad de California, hace una defensa de la soltería y le quita el estigma que ha tenido en el pasado. «Hay gente que es soltera porque quiere serlo. No viven solas porque tienen "problemas" o porque pasaron por experiencias malas en el pasado. No están solas porque quieren completar sus estudios o no tienen un gran trabajo y se esfuerzan en conseguirlo. No están esperando un sueño porque lo están viviendo».

Para llegar a estas conclusiones, cita investigaciones que muestran que las personas solteras valoran más su trabajo que las personas casadas, mientras que otros informes demuestran que quienes no tienen pareja están más conectados con sus padres, hermanos, amigos, vecinos y compañeros de trabajo. «Los casados tienden a aislarse», apunta De Paulo.

Se reducen las experiencias negativas

La investigadora ha advertido de que de hay poca información sobre los solteros. De hecho, buscó estudios con participantes que jamás se casaron y, de los 814 estudios que encontró, la mayoría no examinaba a las personas solteras sino que se usaban para compararlas con los casados.

Los estudios que sí se enfocaban en solteros apuntaban que tienen un agudizado sentido de la autodeterminación y son más proclives a experimentar «un sentido de continuo crecimiento y desarrollo como personas».

Y para esto hay una explicación: «Durante los últimos cinco años era precisamente la gente sin pareja la que defendía frases como: "Para mí, la vida es un continuo proceso de aprendizaje, cambio y crecimiento", "Pienso que es importante tener nuevas experiencias que demuestren que piensas tú de ti mismo y del mundo"...En cambio, la gente casada, durante el mismo periodo coincidía con otras frases como: "Me rendí respecto a conseguir grandes logros en mi vida hace mucho tiempo ya"».

En definitiva, explica DePaulo, la gente casada ve su vida como algo fijo, establecido y tienen una buena idea acerca de sus vidas. «Pero en el caso de los solteros, no hay un guión acerca de cómo vivir y eso les permite aprender y crecer».

De hecho, en esa falta de guión, algunas investigaciones citadas por DePaulo concluían que hay menos experiencias negativas que en el caso de los casados.

Investigaciones aparte, DePaulo reconoce a ABC que también hay algo de lógica en el hecho de que un soltero llene más su vida social que un casado, precisamente porque busca en los amigos aquello que no tiene por no estar en pareja.

«Es hora de hacer un retrato más certero de las personas solteras y de la vida de soltero. Una que reconozca la solidez y la resiliencia de las personas que están solas y que llenan su vida de significado». «El miedo a la soledad puede ocultar los beneficios de la soltería», señala Bella DePaulo.

Pero la pregunta obligada es si realmente un soltero es más feliz que un casado. «La investigaciones muestran que después de casarse la gente no es más feliz que cuando está soltera. De hecho, si se divorcian terminan siendo menos felices aún. Con esto no quiero decir que los solteros sean más felices que los casados en general, pero sí se puede afirmar que casarte no tiene por qué hacerte más feliz»