Sociedad

El informe PISA, en siete claves

Un 22% de los estudiantes son «usuarios extremos», ya que utilizan la red más de seis horas cualquier día de la semana

El informe PISA, en siete claves

Los estudiantes españoles menores de 15 años se sienten felices en el colegio, por encima de la media de los países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo en Europa). Además el 74% tienen menos ambición, un alto nivel de ansiedad así como una gran dependencia de internet. Esta es la radiografía que refleja el primer informe PISA 2015 sobre «El bienestar de los estudiantes», que presentó ayer en Madrid el director general de Educación y Competencias de este organismo internacional, Andreas Schleicher.

El estudio se basa en una muestra de 540.000 estudiantes de 72 países, de los que 37.000 alumnos y 980 centros son españoles. Junto a los alumnos han participado también padres, profesores y directores de colegios, que han respondido a un cuestionario de 35 minutos, adicional a las pruebas de competencia (matemáticas, ciencias y lecturas). Hasta ahora, este informe analizaba las competencias en estas materias y ahora ha incorporado como novedad un análisis sobre el contexto personal y familiar de los estudiantes.

Satisfacción

Uno de los datos más destacados de este informe es el alto grado de satisfacción en la escuela de los estudiantes españoles, un 7,4%, en una escala de 0 a 10, mientras que la media de la OCDE es de 7,3. A juicio de Schleicher, «no hay ningún lugar en el mundo donde los alumnos se sientan tan bien en su colegio, no se ve en otro sitio». Igualmente, destaca el importante papel de los profesores en este clima de felicidad. «Los profesores hacen un esfuerzo increíble para dar este sentimiento de bienestar. Están muy involucrados y son parte de la fuerza y el motor de las escuelas», afirmó.

Por comunidades autónomas, los alumnos de Navarra, con un 7,57, y Andalucía, con un 7,50, son los más satisfechos; mientras que los de Castilla-La Mancha son los más infelices, con un 6,92, seguidos de los escolares de Murcia con un 7. Las diferencias no son muy grandes, ya que en Canarias el índice de satisfacción es de un 7,13, en Aragón un 7,14, Asturias un 7,15 y Galicia un 7,21.

Uso de internet

El uso de internet por parte de los estudiantes españoles se sitúa por encima de la media de los países de la OCDE y llega, en algunos casos, a una situación «extrema», alcanzando un nivel preocupante. Con carácter general, el promedio es que los alumnos navegan por internet durante 167 minutos diarios entre semana y 215 los fines de semana, mientras que en la OCDE es de 146 diarios y 184 sábados y domingo.

El dato sorprendente es que el 22% asegura que llega a usar internet durante más de seis horas un día cualquiera de la semana. Son los denominados «usuarios extremos. Este porcentaje de alumnos obtuvo de media 35 puntos menos en Ciencias que los que se conectaron menos a la red. Asimismo, aseguraron sentirse menos satisfechos con su vida y se mostraron menos participativos en la escuela.

El responsable de la OCDE advirtió de que este grupo de estudiantes «se sienten más solos, son más propensos a abandonar la escuela, están más aislados y tienen más probabilidades de ser víctimas del acoso escolar», subraya Schleicher. En este sentido, afirmó que este consumo excesivo de internet «tiene un impacto muy negativo en los jóvenes y su entorno porque un 69% se sienten muy mal si no están conectados».

Acoso escolar

El problema del acoso escolar en España no es tan grave si lo comparamos con el resto de los países que han participado en el informe. El 14% de los alumnos admite haber sufrido acoso físico o algún tipo de hostigamiento, mientras que la media de la OCDE es del 19%. Por el contrario, el acoso sicológico ha afectado al 3% de los estudiantes frente al 4% de media de esta organización.

Schleicher señala que «en España no hay un acoso escolar grande y violento, pero sí psicológico» y ha advertido de que los centros educativos, los profesores y los padres están más concienciados con la agresión física que con la psicológica, que es «más difícil de detectar». El «bullying» influye en el rendimiento del alumno, como así se refleja en el dato de que en los centros en el que el 10% de los alumnos sufre acoso escolar obtiene un resultado 21 puntos inferior en Ciencias respecto a los colegios donde este fenómeno se reduce al 5%. Casi uno de cada tres alumnos que admite que sufre acoso no está satisfecho con su vida y el 35% se siente ajeno al centro escolar.

Ambición personal

En los alumnos españoles se observa un nivel de ambición personal inferior a la media de la OCDE: el 53% declararon que se consideran ambiciosos, siendo la media de la OCDE de un 71%.

El 58% quiere ser de los mejores alumnos de su clase, la media de este organismo es del 59%. Schleicher señaló que les falta «motivación intrínseca. Deberían tener más motivación propia».

Ansiedad

Uno de los «puntos débiles» de los alumnos españoles es el alto nivel de ansiedad en los centros escolares, por encima de la media de la OCDE. El 48% siente tensión al estudiar, la media de este organismo es del 37%, y el 67% se siente algo ansioso, incluso cuando está bien preparado para los exámenes, la media de la OCDE es del 55%.

La ansiedad relacionada con el trabajo escolar es uno de los principales indicadores de insatisfacción con la vida entre los alumnos y, en España, la ansiedad es más frecuente en los centros educativos donde los alumnos estudian más de 50 horas semanales. Los estudiantes que quieren elegir entre las mejores oportunidades cuando se gradúen tienen más probabilidades de sentirse preocupados ante un examen, aunque estén bien preparados. El experto de la OCDE recomienda «cambiar los métodos pedagógicos para que los alumnos se sientan bien en el colegio».

Deberes

A pesar de la polémica que se ha desatado en España con los deberes escolares, Andreas Schleicher no cree «que se hagan más deberes que en otros países». Este director general cree que «debe ser un complemento de la escuela, pero la cuestión no es hacer menos deberes, ni de reducir las horas de trabajo, sino mejorar la calidad». En este sentido, insiste en que se deben de mandar tareas «complementarias», prácticas y no sustitutivas de lo que se aprende en clase. Sí critica que estas tareas no sean «motivadoras» y que «los deberes deben constituir verdaderas experiencias de aprendizaje».

Pertenencia al centro

En los alumnos españoles se observan los niveles más altos en cuanto al sentido de pertenencia al centro escolar, por encima de todos los países y regiones participantes en el informe PISA.

Los chicos y las chicas en España declararon un nivel similar de sentido de pertenencia. Solo el 9% de los nativos no tienen un sentido de pertenencia hacia su centro escolar, frente a una media del 17% de la OCDE. En España, los alumnos que se sienten integrados estaban más satisfechos con su vida (1,7 puntos en una escala de 0 a 10), que aquellos que se sentían más ajenos (la media de la OCDE es de 1,8 puntos).

Toda la actualidad en portada

comentarios