Paquetes de tabaco con imágenes duras sobre sus consecuencias en la salud
Paquetes de tabaco con imágenes duras sobre sus consecuencias en la salud - Efe

Las imágenes de los paquetes de tabaco no son todas tan disuasorias como se pensaba

Un estudio revela que la foto de una madre fumando junto a su bebé es más efectiva que la de un pulmón afectado por el humo

MADRIDActualizado:

¿Tienen algún efecto las duras imágenes que se encuentran en los paquetes de tabaco? Al parecer condicionan bastante la compra de tabaco, pero algunas son más disuasorias que otras, según un estudio de la Universidad Oberta de Catalunya (UOC), financiado por la Comisión Europea y realizado en diez países europeos.

Pese a que la conclusión principal de este trabajo realizado es que las fotografías de los paquetes pueden reducir hasta un 80% el deseo de compra de los fumadores, las imágenes que desprenden emociones como vergüenza, indignación, ansiedad o angustia tienden a ser más eficaces que las que quieren evocar sentimientos de miedo o repugnancia.

Las imágenes que generan angustia o vergüenza son más efectivas que las que provocan miedo o repugnancia

Durante el estudio, realizado a 8.000 personas de diez países europeos, se mostraron siete paquetes de tabaco con el mismo texto impreso, pero con fotografías distintas. La investigación, publicada en la revista «Plos One», evidenció que una fotografía donde aparece una madre con un bebé en brazos mientras fuma tiene un efecto más negativo que la de unos pulmones afectados por el humo inhalado o la de una persona enferma.

Los investigadores concluyeron que sin bien «todas las emociones básicas son muy eficaces para disuadir de fumar», algunas lo son más que otras. Ya que mientras la angustia o el miedo reduce las probabilidades de compra en un 79% y 71%, respectivamente, la vergüenza o la ira lo hace en un 84%. Lo mismo ocurre con la ansiedad (83%). El asco, por ejemplo, solo logra reducir el deseo de compra en un 60%.

Según Francisco Lupiáñez, coautor del estudio, «se ha demostrado que las emociones que provocan las imágenes tienen un efecto claro en el deseo de compra. Es más, el estudio demuestra que se pueden medir los diferentes tipos de emociones y saber sobre cuáles se tiene que influir».