ABC

La Iglesia recibe más fondos que nunca del IRPF pero pierde 300.000 contribuyentes

Obtiene 256,21 millones de euros en la campaña de la Renta de 2017, siete millones más que el año anterior

MadridActualizado:

La Iglesia recibirá este año más fondos que nunca de la Asignación Tributaria pese registrar la mayor caída de su historia en el número de declaraciones. Durante la campaña de la Renta de la pasada primavera (ejercicio fiscal 2016) la cantidad destinada por los contribuyentes a esta institución alcanzó los 256,21 millones de euros, siete millones más que el año anterior. Se trata de la cifra más alta desde 2007 cuando se puso en marcha el actual modelo de financiación de la Iglesia a través de la asignación tributaria.

Pese al buen dato, el número de declaraciones que llevaron la «x» en la casilla de la Iglesia disminuyeron un 1,39 por ciento y por primera vez en nueve años se situó por debajo el 34%. En total, la Iglesia perdió en solo un año 234.768 declaraciones, lo que supone que cerca de 300.000 contribuyentes dejaron de asignar a la Iglesia (teniendo en cuenta que una de cada cinco declaraciones son conjuntas). «No estamos contentos, ni satisfechos con estos datos. Tenemos que conocer qué estamos haciendo mal para hacerlo bien», comentó este martes el vicesecretario para Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Fernando Giménez Barriocanal.

Entre las posibles causas del descenso en el número de asignaciones, el gerente señaló la falta de conocimiento de «los nuevos contribuyentes que se enfrentan por primera vez al trámite» y «los nuevos mecanismos» puestos en marcha el año pasado por Hacienda para hacer la declaración, y que, según aseguró, «no animan a la asignación», como la nueva modalidad telemática.

Ante las dificultades con las que se encuentran muchos ciudadanos a la hora de declarar su Renta, el vicesecretario pidió a Hacienda que permita a los contribuyentes poder tomar su decisión de marcar la «x» en la casilla de la Iglesia «de una forma sencilla» y que esta opción no permanezca «escondida en el último recodo».

Otra de las razones que ha podido disuadir a los contribuyentes a asignar en favor de la Iglesia es la recuperación económica. El gerente señaló que el fin de la crisis «puede hacer pensar a los ciudadanos que la actividad de la Iglesia ya no es tan necesaria». «Es cierto que la demanda de ayuda ha caído un poco pero las personas que están en situación de exclusión siguen necesitando apoyo y la Iglesia sigue a su lado», comentó.

Curiosamente la Iglesia no fue la única institución que perdió asignaciones en el ejercicio fiscal 2016. Lo mismo sucedió con la casilla de otros fines sociales «y en los mismos porcentajes», recordó Giménez Barriocanal. En la pasada campaña de la Renta, el número de declaraciones en las que no se marcó ni la casilla de la Iglesia ni la de otros fines sociales aumentó en 600.000. «Es necesario hacer un esfuerzo por explicar mejor la labor que realiza la Iglesia y dar a conocer aún más este mecanismo que permite a los ciudadanos decidir sobre el destino de una pequeña parte de sus impuestos sin que paguen más o les devuelvan menos», apuntó el gerente de la CEE.

Más «x» en Castilla-La Mancha

Por comunidades autónomas, en 13 de las 17 se produjo un incremento de la cantidad recaudada, si bien el porcentaje de asignaciones disminuyó de modo similar en todas ellas. En porcentaje, las comunidades más sensibles a la casilla de la Iglesia fueron Castilla-La Mancha (45,94%), La Rioja (45,37%), Extremadura (44,70%), Murcia (43,96%) y Castilla y León (43,26%). Las que más fondos aportaron fueron, en cambio, Madrid, Barcelona, Valencia, Vizcaya, Sevilla, Murcia y Zaragoza.

El vicesecretario agradeció este martes a todos los contribuyentes que de manera «individual, libre y democrática» deciden marcar la «x» para «contribuir al sostenimiento de la Iglesia».