La alemana Antje Jackelen, arzobispoa de Upsala y obispa primada de la Iglesia Luterana de Suecia
La alemana Antje Jackelen, arzobispoa de Upsala y obispa primada de la Iglesia Luterana de Suecia - EFE

La Iglesia luterana de Suecia elimina los términos «Señor» y «Él» por sexista

El objetivo es construir una «fe más inclusiva» refiriéndose «a Dios como ‘Madre’ además de como ‘Padre'» en las celebraciones litúrgicas

Corresponsal en BerlínActualizado:

La «Svenska kyrkan», la Iglesia de Suecia, ha decidido por mayoría de votos dejar de asociar a Dios con el género masculino: «Teológicamente sabemos que Dios está fuera de nuestras ideas de género, Dios no es un ser humano», ha explicado la autoridad máxima de la Svenska kyrkan: la alemana Antje Jackelén (62), arzobispa de Upsala y obispa primada de esta iglesia luterana.

Específicamente, se eliminan los términos «Señor» y «Él» para designar a Dios del manual de los servicios, bautismos, funerales y comuniones. El objetivo es construir una fe más inclusiva refiriéndose a Dios como ‘Madre’ además de como ‘Padre' en las celebraciones litúrgicas pero también en los rezos.

La nueva normativa lingüística de género neutral entre los luteranos suecos entrará en vigor el próximo 20 de mayo durante las fiestas de Pentecostés y actualiza el manual litúrgico –creado hace 31 años– de esta Iglesia que abandonó su obediencia a la Santa Sede en 1527. Según la obispa Jackelén la discusión acerca de un lenguaje de género más inclusivo se lleva discutiendo hace décadas en su Iglesia, por lo menos desde 1986. Por esta razón, las modificaciones no se limitan a la eliminación de los términos «Él» y «Señor»: a partir del próximo Pentecostés, los creyentes deberán referirse en los rezos a Dios como ‘Madre’ además de como ‘Padre’. «Dios, la Santísima Trinidad, Padre y Madre, (...)» deberían indicar los nuevos rezos.

En el marco de las celebraciones de los 500 años de la reforma luterana, el Papa Francisco viajó en octubre del año pasado a Suecia para participar en una celebración ecuménica en la Catedral de Lund. Aquí fue recibido por la obispa Jackelén, el obispo católico de Estocolmo Andres Arborelius y el secretario general de la Federación Mundial Luterana Martin Junge. En su homilía, el pontífice argentino llamó a estar unidos: «Señor, ayúdanos con tu gracia a estar más unidos a ti para dar juntos un testimonio más eficaz de fe, esperanza y caridad», rezó Jorge Mario Bergoglio agregando que «católicos y luteranos hemos empezado a caminar juntos por el camino de la reconciliación».

Tras adherirse a los postulados de la Reforma protestante –decidida en Suecia por un Riksdag o Consejo de Gobierno que tuvo lugar en Västerås en 1527–, la Svenska kyrkan se separó recién en el año 2000 del Estado sueco. La residencia de la cabeza de la Iglesia de Suecia desde 1164 se encuentra Upsala siendo la Catedral de Upsala el Santuario Nacional de esta Iglesia. Teológicamente, los luteranos suecos adhieren a la Confesión de Augsburgo y conservan tres credos cristianos originales: el Credo de los Apóstoles, el Credo de San Atanasio y el Credo Niceno.