La homeopatía tendrá tres meses para regularizar sus productos y empezará a pagar tasas

Sanidad y autonomías pactan la primera regulación de esta terapia alternativa

Actualizado:

Después de una reunión maratoniana de casi ocho horas, el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas pactaron ayer, con matices, el registro, la autorización y la comercialización de los tratamientos homeopáticos. Este era uno de los puntos del orden del día más polémicos que tenían los consejeros sobre la mesa del Consejo Interterritorial de Sanidad, además de respaldar el decreto de prescripción enfermera y tratar la financiación sanitaria.

La regulación de la homeopatía, forzada por una directiva europea, podría dejar fuera del mercado a muchos de los productos que se están vendiendo en la mayoría de farmacias españolas. Pero pone fin a la situación anómala en la que se encuentran estos medicamentos en nuestro país.

Desde el momento en que se publique la orden ministerial, los laboratorios fabricantes tendrán solo tres meses para registrarse y demostrar su seguridad y calidad. «Aquellos que no lo hagan saldrán del mercado nacional», advirtió ayer la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat. Los que superen estos requisitos estarán obligados a llevar una leyenda que los identificará como «medicamento homeopático sin indicaciones terapéuticas». Los que quieran venderse para atender el tratamiento de una dolencia en concreto, como un proceso gripal, un problema articular o cualquier trastorno específico deberá demostrar su eficacia como se exige a cualquier fármaco convencional, tal y como adelantó ABC. Es decir, deberá superar un riguroso proceso que lleva aparejado ensayos clínicos.

La directora de la Agencia del Medicamento, Belén Crespo, que acompañó ayer a la ministra en su comparecencia dudó de que alguno de estos tratamientos homeopáticos pueda superar estos ensayos y comercializarse para el tratamiento específico de algún problema de salud.

Otro de los cambios que trae la regularización es el pago de impuestos. Los laboratorios homeopáticos estarán obligados a pagar una tasa anual por cada uno de sus fármacos registrados, como hacen los medicamentos convencionales. El Gobierno español podrá empezar a ingresar miles de euros anuales a las arcas públicas que lleva años desaprovechando.

«No es un medicamento»

Pese a las restricciones de la orden ministerial, la normativa no ha convencido a todos los consejeros. Los de la Comunidad Valenciana, Baleares y Andalucía lamentaron que el Ministerio hubiera sido tan benévolo con una terapia alternativa que no ha demostrado su capacidad curativa. Una de sus quejas es que los productos homeopáticos sean considerados medicamentos porque se confunde a los ciudadanos. Dolors Montserrat recordó que la denominación viene marcada por un reconocimiento de Bruselas y aclaró que si no se hubiera traspuesto la directiva europea, el Gobierno se hubiera expuesto a una sanción económica diaria de más de cien mil euros.

La orden ministerial tampoco ha satisfecho la petición de la Organización Médical Colegial que reclamaba la salida de la homeopatía de las farmacias. «Mientras sean considerados medicamentos deberán venderse en farmacias», apuntó la ministra.

Pleno sobre financiación

El Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas también se emplazaron ayer a celebrar el próximo mes de mayo una reunión monográfica sobre financiación sanitaria, con el objetivo de consensuar una propuesta que garantice la sostenibilidad y calidad del Sistema Nacional de Salud. La cita será probablemente el 16 de mayo, aunque dependerá de la celeridad de los grupos de trabajo de las comunidades que trazarán un primer borrador.

La idea, según explicó la ministra, es elevar la propuesta al Consejo de Política Fiscal y Financiera, en el que las comunidades y el Gobierno van a estudiar un nuevo sistema de financiación autonómica. Los consejeros de Sanidad de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández, y de Andalucía, Marina Álvarez, han asegurado que durante la reunión la mayoría de los responsables autonómicos han pedido que la financiación de la sanidad sea finalista. Para Ruiz Escudero, el responsable de la sanidad madrileña, «lo más importante es contar con un sistema que permita la sostenibilidad financiera de la sanidad, sea finalista o no».

Protocolos prescripción enfermera

Las comunidades autónomas también respaldaron el Decreto de prescripción de enfermera que permitirá recetar sin supervisión médica en procesos menores a estos profesionales sanitarios. En la práctica, ya lo hacen al administrar vacunas, tratar heridas o administrar analgésicos, pero lo hacían sin seguridad jurídica. La discusión se zanjó entre médicos y enfermeros, pero ahora está entre las comunidades y el Ministerio a la hora de establecer protocolos que indiquen cómo proceder. Los enfermeros quieren que la actuación sea homogenea en toda España, aunque algunas autonomías temen que el proceso se retrase si se deja en manos del Ministerio.