Lilly Ross, a la derecha, con su hijo Leonard en brazos, junto a Andy Sandness
Lilly Ross, a la derecha, con su hijo Leonard en brazos, junto a Andy Sandness - AFP

El emotivo encuentro entre un trasplantado de cara y la viuda de su donante

Andy Sandness, que se desfiguró el rostro al intentar suicidarse, conoció a la mujer del hombre que le ha dado una segunda oportunidad. Después de meses de cirugía y una feliz coincidencia, el cambio es sencillamente espectacular

MadridActualizado:

La Clínica Mayo de Estados Unidos organizó un encuentro el pasado mes de octubre, en el que Andy Sandness pudo conocer a Lilly Ross, la viuda del hombre, Calen «Rudy» Ross, que donó el rostro, que le fue trasplantado en este centro hospitalario. Una operación de 56 horas, en lo que se ha convertido en el primer trasplante de estas características en esta clínica.

Ross, con su pequeño Leonard en brazos, se dirigió hacia Sandness, y las lágrimas brotaron de sus ojos cuando se abrazaron con fuerza. La mujer se encontraba nerviosa antes de la reunión, temerosa de recordar a su marido, que se quitó la vida. Pero su estrés rápidamente se desvaneció, al comprobar que, sin los ojos, la frente o las mejillas fuertes de Calen, no se parecía a él, se dijo a sí misma, según informa The Guardian.

Ross se alegró de ver a un hombre cuya vida había cambiado a través del regalo de su marido, diez años después de esconderse de los espejos. «Me hizo sentir orgulloso», dijo Ross sobre Sandness, de 32 años. «La forma en que Rudy se vio a sí mismo ... no se veía así». Sandness se había puesto un rifle debajo de su barbilla a final de 2006 en su Wyoming natal y apretó el gatillo, destruyendo la mayor parte de su rostro. Ross se pegó un tiro y murió en el sudoeste de Minnesota una década más tarde.

Trasplante de cara

Sandness había dejado de estar en contacto con el mundo exterior, avergonzada de sus heridas: las cirugías para reconstruir su rostro le habían dejado una boca de un cuarto, y su prótesis nasal, con frecuencia, se caía. La esperanza llegó por primera vez en 2012, cuando la Clínica Mayo comenzó a explorar una operación de trasplante de cara y, nuevamente, a principios de 2016, cuando fue incluido en la lista de espera para el procedimiento.

Ross ya había aceptado donar los pulmones, los riñones y otros órganos de su marido a los pacientes. Después, LifeSource, una organización sin fines de lucro del Medio Oeste que facilita las donaciones de órganos y tejidos, abordó la idea de una donación para un hombre que esperaba un trasplante de cara en la clínica. El marido de Lilly era perfecto: compartía edad, factor sanguíneo, color de piel y estructura facial con Andy. Había que intentarlo.

El antes y el después de Andy Sandness
El antes y el después de Andy Sandness-Cínica Mayo (Minessota)

El encuentro entre Andy y la mujer de su donante ha sido de lo más emotivo. Lilly ha conocido de primera mano los resultados de su buena obra. El cambio en el rostro de Andy ha sido radical y su salud y su estado de ánimo han mejorado notablemente.