Trabajadores desechan partidas de huevos contaminadas en Holanda
Trabajadores desechan partidas de huevos contaminadas en Holanda - AFP
Sociedad

Ya son diecisiete los países afectados por los huevos contaminados con fipronil

Dos personas han sido detenidas en Holanda en el marco de la investigación

Actualizado:

La crisis de los huevos contaminados por el insecticida fipronil, prohibido en la Unión Europea para producción alimentaria, afecta ya a 16 países europeos e incluso a Hong Kong, según consta en el sistema de alerta rápida de alimentos y piensos de la Comisión Europea (RASFF por sus siglas en inglés).

Así, a Bélgica, Países Bajos y Alemania, los primeros en notificar a las autoridades europeas, se han unido Suiza, Suecia, Reino Unido, Francia, Dinamarca, Luxemburgo, Italia, Rumanía, Austria, Polonia, Irlanda, Eslovaquia y Eslovenia. En el sistema de alerta también aparece Hong Kong, donde se han exportado huevos contaminados desde Europa.

De esta forma, el escándalo afecta ya la mitad del bloque comunitario, aunque fuentes oficiales advierten de que la situación no es la misma en todos ellos: mientras que Países Bajos y Bélgica se encuentran en el origen de la crisis, donde se ha utilizado el insecticida, en otros lo que sucede es que se han importado productos contaminados.

En España, la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) informó este miércoles de que «hasta el momento» no se han distribuido huevos contaminados por fipronil.

La empresa «ChickFriend», en el disparadero

Dos dirigentes de una empresa «que probablemente aplicó fipronil en granjas avícolas» han sido detenidos hoy en Holanda por la policía durante una redada. Aunque no ha trascendido el nombre de la empresa, AFP y Europa Press aseguran que esta sería «ChickFriend», cuestionada por este asunto de los huevos adulterados.

Bélgica y Holanda llevan a cabo hoy nuevos registros en granjas avícolas por el caso de los huevos contaminados con fipronil, con el objetivo de recabar nuevos datos para la investigación que se mantiene abierta en ambos países.

La Fiscalía holandesa señaló hoy que se están llevando a cabo diferentes redadas en una acción conjunta con las autoridades belgas, indicó la cadena pública neerlandesa NOS. Las autoridades no han facilitado la identidad ni el número de empresas donde se llevan a cabo los registros.

En Bélgica, el Gobierno anunció hoy la creación de un grupo de trabajo dedicado a la crisis, en el que estarán representados miembros del sector, y destinado a analizar las nuevas necesidades de los avicultores para hacer frente a las pérdidas causadas por el escándalo de los huevos contaminados por fipronil. La Fiscalía de Amberes ha efectuado ya once registros por todo el país, llevadas a cabo por 70 personas entre Policía federal y la Agencia federal para la Seguridad de la Cadena Alimentaria (AFSCA).

Representantes del sectorse reunieron hoy con miembros del Gobierno federal, entre ellos el primer ministro, Charles Michel, y de la agencia nacional para la seguridad alimentaria (Afsca) con el objetivo de dar una «respuesta rápida», informa la agencia Belga. Se espera que la próxima semana el Gobierno comunique las nuevas medidas.

La Comisión Europea (CE), «continúa siguiendo los últimos acontecimientos sobre el caso del fipronil muy de cerca», afirmó el portavoz comunitario Daniel Rosario durante la rueda de prensa diaria del Ejecutivo comunitario. Rosario instó a actuar de manera «decidida, coordinada, y transparente, y no entrar en un juego de culpas».

El portavoz se refirió así a las tensiones surgidas entre Holanda y Bélgica, después de que, durante un debate en el Parlamento federal de Bruselas, el ministro de Agricultura belga, Denis Ducarme, acusara a los Países Bajos de ralentizar las investigaciones al conocer la existencia de fipronil en sus huevos desde noviembre de 2016.

La agencia alimentaria holandesa (NVWA, por sus siglas en neerlandés) se defendió hoy y rechazó que detectara el pesticida en huevos, aunque sí había detectado su utilización en establos.