¿Por qué se han retrasado seis minutos los relojes de toda Europa?

Un conflicto energético entre Serbia y Kosovo ha provocado que los relojes de los hornos y despertadores de 25 países acumulen un retraso de seis minutos

Actualizado:

Puede que haya llegado tarde alguna vez a lo largo de este mes o que le acusen de ser impuntual. Si usted está en ese club, por primera vez tiene una excusa de verdad, aunque la historia es tan paradójica que serán pocos los que le crean y seguirán pensando que, simplemente, usted es impuntual por naturaleza. Un conflicto diplomático entre Kosovo y Serbia ha provocado una desviación en la frecuencia media de 50 hercios que impera en el sistema eléctrico europeo, de tal manera que ha circulado durante meses por debajo de lo establecido y ha «perdido» por el camino 113 gigavatios. Un hecho sin precedentes que ha llevado a que los relojes de 25 países se hayan retrasado seis minutos.

El origen del problema estaba en la zona de control energético que corresponde a Serbia y a una exprovincia de Kosovo que en 2008 declaró de forma unilateral su independencia, pero que Belgrado no reconoce como propia. La responsabilidad ha recaído en el operador de energía serbio, que a su vez echa la culpa a la región kosovar por no pagar parte del suministro, ya que descarga de forma permanente más energía de la que le corresponde.

Y eso durante dos meses en los que Europa perdía el tiempo. Los relojes vinculados a la frecuencia eléctrica, como los de los microondas, los radiodespertadores o los temporizadores de la calefacción perdieron su efectividad, ya que utilizan esa frecuencia para marcar los segundos. Cuando esta es baja, tienden a atrasar, mientras que se adelantan si reciben una frecuencia mayor a la establecida. Esta es la parte técnica, aunque desde la Red Europea de Gestores de Redes de Transporte de Electricidad (ENTSO-E) denuncian que existe una «dimensión política» en el asunto que debe resolverse antes de que el conflicto aumente.

Solidaridad entre países

El organismo ha explicado que existe un sistema de solidaridad entre los diferentes gestores energéticos para compensar las pequeñas fluctuaciones que puedan ocurrir, pero eso no puede soportar desviaciones prolongadas por un desacuerdo político, ya que obligaría a la red de transporte a usar las reservas de emergencia. ENTSO-E señala que el sistema tardará aún algunas semanas en volver a la normalidad aunque el problema ya está solucionado. Eso sí, fueron pocos los que se dieron cuenta de que había uno, así que si usted es de esos, estese tranquilo, porque no necesita un reloj nuevo. Puede echarle la culpa a los serbios o a los kosovares, según el bando que elija en esta guerra energética.