Dos carrozas durante la cabalgata del año pasado en Madrid
Dos carrozas durante la cabalgata del año pasado en Madrid - EFE

Un frente frío llegará el viernes a la Península y los Reyes traerán lluvia, viento, nieve y frío

La situación de estabilidad que se vive en gran parte de la Península cambiará a partir del viernes, con la llegada de un frente frío que recorrerá la Península de noroeste a sureste

MADRIDActualizado:

La situación de estabilidad que se vive en gran parte de la Península cambiará a partir del viernes, con la llegada de un frente frío que recorrerá la Península de noroeste a sureste, sin alcanzar al tercio oriental, y el día de Reyes, 6 de enero, la jornada estará marcada por las precipitaciones, el descenso de las temperaturas y de la cota de nieve (hasta los 600 metros) y la aparición de fuertes rachas de viento, según la predicción especial de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Así, este jueves, 4 de enero, continuará el tiempo estable en casi todo el territorio excepto en Galicia, donde son probables las lluvias débiles, principalmente en el oeste y suroeste de la comunidad. Sin embargo, la AEMET señala que, al final del día, en horas nocturnas, la llegada de un frente frío muy activo intensificará las precipitaciones en el extremo noroeste peninsular.

Además, se mantendrá el viento de componente oeste en la Península y Baleares, con nubosidad baja en la vertiente atlántica donde se podrán formar bancos de niebla. Mientras, en las áreas mediterránea y cantábrica y en Canarias predominarán los cielos poco nubosos y las temperaturas continuarán con valores por encima de los habituales en esta época del año.

Para el viernes, 5 de enero, la AEMET indica que llegará un frente frío, seguido de una masa de aire acusadamente fría, que recorrerá la Península de noroeste a sureste, sin alcanzar al tercio oriental. Este frente producirá precipitaciones abundantes y generalizadas, principalmente en Galicia, donde serán localmente fuertes o persistentes.

En cuanto a las temperaturas, experimentarán un descenso generalizado y gradual a lo largo del día, por lo que la cota de nieve irá descendiendo y podrá llegar a situarse en el entorno de los 700 metros en el noroeste, 900 metros en el centro y alto Ebro y 1.300 metros en el sur. Las temperaturas mínimas se alcanzarán al final del día, con heladas débiles en zonas altas. En el área mediterránea, la AEMET precisa que el tiempo todavía se mantendrá estable, con cielos poco nubosos.

Este día, el viento soplará del suroeste, con intervalos de fuerte en Galicia, litoral sureste peninsular y Estrecho, girando a oeste y noroeste, tras el paso del frente. En Canarias, también estará poco nuboso hasta la tarde cuando se acercará el frente frío, aunque con escasa actividad, produciendo un aumento de la nubosidad y una pequeña probabilidad de lluvias débiles.

Aumenta la inestabilidad el fin de semana

Para el 6 de enero (Día de Reyes) y 7 de enero, la AEMET explica que todos los escenarios apuntan a la formación de una borrasca centrada en el área mediterránea, acompañada de aire frío en altura sobre la Península y Baleares, que traerá consigo un aumento de la inestabilidad en casi todo el país.

No obstante, precisa que hay incertidumbre en la distribución y cuantía de las precipitaciones, así como en la cota de nieve, aunque la mayor probabilidad e intensidad de las precipitaciones corresponderá al área Cantábrica, alto Ebro, Pirineos, este de Castilla y León y Aragón; mientras que las zonas del extremo oeste y del sureste peninsular y el sur de Canarias son, en principio, las menos probables.

El fin de semana las temperaturas descenderán de forma clara, el sábado en la Península y en Canarias, mientras que el domingo ya sólo lo harán en el área Mediterránea. La cota de nieve se situará en el entorno de los 600-800 metros en amplias zonas de la Península y de los 900-1.200 metros en Baleares.

Habrá probabilidad de nevadas significativas en el interior del área Cantábrica, Pirineos, alto Ebro, mitad este de Castilla y León y entorno del sistema Ibérico; y el viento irá girando hasta predominar la componente norte en buena parte del país, manteniéndose del oeste, con intervalos de fuerte, en el área del mar de Alborán y en Baleares.