F. HERAS

Francia quiere prohibir los móviles en las escuelas a partir del curso que viene en favor de la «salud pública»

Los niños podrán llevar los móviles a la escuela pero no estarán autorizados para utilizarlos durante la jornada, ni siquiera en los recreos.

MADRIDActualizado:

El Gobierno francés quiere prohibir a los alumnos el uso de teléfonos móviles en el aula.

Según informa «The Guardian», los niños podrán llevar los móviles a la escuela pero no estarán autorizados para utilizarlos durante la jornada, ni siquiera en los recreos.

Esta propuesta fue incluida dentro de la campaña que este año hizo el presidente, Emmanuel Macron. Por su parte, el ministro de Educación galo, Jean-Michel Blanquer dijo que la medida se aplicará el próximo curso, es decir, septiembre de 2018. Se aplicará a todos los alumnos desde los 6 hasta los 15 años. También aclaró que ya hay colegios que prohíben el uso del móvil.

«A veces, es necesario el uso del móvil para situaciones urgentes, pero este uso tiene que ser controlado de alguna forma», aseguró a la emisora RTL. Además, señaló que la medida supone un mensake «de salud pública para las familias. Es bueno que los niños no estén frecuentemente frente a una pantalla antes de los 7 años», señaló.

Sin embargo, el sindicato de profesores del país se mostró escéptico ante la posibilidad de que la medida se aplique.

«¿Dónde los van a guardar?»

«Este nuevo anuncio del ministerio nos deja dudas. No entendemos cuál es el verdadero problema aquí. En general, las medidas suelen lógicas y pragmáticas pero en este caso no hemos encontrado ni la lógica ni el pragmatismo», dijo Philippe Vincent, secretario general adjunto del sindicato.

Por su parte, las organizaciones de padres señalan que cualquier prohibición supone un problema logístico. «¿Dónde se van a guardar los móviles? ¿Cómo se van a asegurar de que se le van a devolver los móviles a sus dueños al final del día»?, apuntó Gérard Pommier, director de la Federación de Padres de las Escuelas Públicas.

Mientras tanto, Educación estudia cómo poner en práctica la medida. «En los encuentros ministeriales dejamos los móviles en un locker antes de irnos. Me parece que esto es factible para cualquier ámbito, incluida una clase», señaló Blanquer.