Imagen de la presentación de la campaña «Cuidar de Palma no tiene precio»
Imagen de la presentación de la campaña «Cuidar de Palma no tiene precio» - Ayuntamiento de Palma

Una farola, 700 euros; un banco, 300 euros: la campaña de Palma para combatir el vandalismo

Impulsada por el tripartito que gobierna en la ciudad, consistirá en colocar etiquetas en contenedores, farolas, bancos o árboles con sus respectivos precios

PalmaActualizado:

El alcalde de Palma, el ecosoberanista de MÉS Antoni Noguera, presentó el pasado viernes la campaña «Cuidar-se de Palma no té preu» («Cuidar de Palma no tiene precio»), puesta en marcha para intentar combatir el vandalismo y el posible mal uso del mobiliario urbano. Noguera estuvo acompañado durante la rueda de prensa por la portavoz adjunta del PSOE en el consistorio, Angélica Pastor; la portavoz de Podemos, Antònia Martín, y tres ediles más del equipo de gobierno municipal. Cabe recordar que en el presente mandato gobierna en la capital balear un tripartito conformado por las tres formaciones citadas.

La nueva campaña municipal consistirá, esencialmente, en colocar etiquetas en diversos elementos del mobiliario urbano de la ciudad indicando el precio de cada uno de dichos elementos. Así, los palmesanos podrán saber, por ejemplo, que un contenedor o una farola cuestan 700 euros, o que el palo de una parada vale 595,17 euros. También podrán descubrir que un banco tiene un precio de 300 euros y que el montante de una señal asciende a 256,13 euros. Los residentes y los turistas podrán igualmente conocer que restituir un árbol cuesta 240 euros y que cambiar un apoyo de bicicleta vale 188,94 euros.

«Hoy estamos presentando una campaña de corresponsabilidad, yo diría que incluso de amor por la ciudad», afirmó el viernes el alcalde, que añadió que en Palma hay «una minoría» que está generando vandalismos y desperfectos que «pagamos entre todas y todos». En ese contexto, Noguera recordó que en las últimas semanas se han quemado más de 20 contenedores en la capital balear. «Ahora queremos incidir sobre todo en el aspecto positivo de cuidar la ciudad», recalcó el primer edil. Además, indicó que se pretende que esta iniciativa sea «una campaña muy visual, muy urbana, muy de calle».

Por su parte, el concejal de Movilidad, el socialista Joan Ferrer, explicó que en su departamento los elementos que más sufren los actos de vandalismo son las señales verticales. «Recibimos avisos constantemente de esta problemática y también de pilones tumbados y de semáforos», recordó.