Europa apaga mañana los focos halógenos

A partir del 1 de septiembre no se distribuirán más estos dispositivos y se cambiarán por opciones más eficientes y respetuosas con el medio ambiente

Actualizado:

El próximo 1 de septiembre se dejarán de comercializar estas lámparas de filamento, aunque podrán comprarse hasta que se acabe el stock que queda en las tiendas. Un informe de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) publicado ayer recordaba, sin embargo, que la medida se aplica solo a los focos halógenos, por lo que las bombillas halógenas podrán seguir vendiéndose hasta 2018.

Estas medidas, que afectan a todos los estados miembros y que se han venido implemetando desde 2009, tienen como objetivo una mayor eficiencia energética. La idea es utilizar productos que exijan cada vez una menor quema de combustibles fósiles (petróleo, gas y carbón) para generar electricidad en las centrales térmicas ya que son estos combustibles los mayores responsables de las emisiones de gases de efecto invernadero que provocan el cambio climático.

Además, con esta medida se pretende también reducir la necesidad de importación de combustibles fósiles fuera del espacio de la UE, ofrecer un producto más barato, así como un aumento de la seguridad de suministro.