En España se registran oficialmente cuatro violaciones diarias

Los últimos dados reflejan un crecimiento del 11,3% en los nueve primeros meses de 2017 respecto al mismo período del año anterior

MadridActualizado:

Los últimos datos oficiales sobre violaciones cometidas en España reflejan un crecimiento del 11,3 por ciento en los nueve primeros meses de 2017 respecto al mismo período del año anterior, con 1.054 casos conocidos, que incluyen tanto los denunciados como las registrados por las fuerzas de seguridad durante sus actuaciones, que suponen cuatro violaciones diarias.

Las asociaciones de mujeres sostienen, no obstante, que el número de violaciones, agresiones o abusos sexuales que se denuncian son un porcentaje mínimo de las que realmente se producen cada año, por lo que el aumento de las cifras en los registros oficiales puede significar que crece la violencia sexual o más bien que hay una mayor concienciación de la necesidad de denunciar.

El anuncio de que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), de acuerdo con el Convenio europeo de Estambul, contabilizará como violencia de género cualquier forma de violencia contra la mujer, incluida la trata, la mutilación genital, violaciones, agresiones o los abusos sexuales, independientemente de que hayan sido cometidos por sus parejas o exparejas, ayudará a empezar a visibilizar una realidad que hasta ahora se diluye en las estadísticas de delincuencia.

Acoso, abusos físicos y psicológicos, agresiones sexuales, violaciones, matrimonios forzosos, mutilación genital, trata... son muchas las formas que toma la violencia contra las mujeres y así se considera en el Convenio de Estambul del Consejo de Europa, cuya principal novedad fue establecer que la violencia contra la mujer es «una violación de los derechos humanos y una forma de discriminación» y el compromiso de los países firmantes de tipificarla adecuadamente en sus ordenamientos jurídicos.

Todos los países de la Unión Europea se han adherido a ese convenio -España lo hizo en 2014- y la UE, como institución, se sumó en mayo de 2017 ante la aplastante evidencia de unos datos que, según publicó el Consejo Europeo en esa fecha, resultaban más que preocupantes:

Una de cada tres mujeres en la UE había sido víctima de violencia física o sexual desde los 15 años; una de cada veinte había sido violada; más de la mitad (55 %) de las mujeres había sufrido acoso sexual; una de cada tres había sufrido abuso psicológico por parte de su pareja y la misma proporción había sufrido violencia física o sexual por un adulto durante la infancia.

España, entre los países con menos denuncias

La estadística europea, con datos de 2015, sitúa a España entre los países de la UE con menos denuncias por violación de la UE, con 2,65 casos por cada 100.000 habitantes, muy lejos de las 62 violaciones denunciadas por cada 100.000 habitantes en Inglaterra y Gales, o las 57 en Suecia.

Solo ocho países europeos registraron menos violaciones que España: Chipre (2,36 por cada 100.000 habitantes); Eslovenia (2,04); Bulgaria (1,65), Eslovaquia (1,60), Grecia (1,12); Serbia (0,86) y Montenegro (0,80).

En cuanto a los crímenes sexuales en conjunto, en los que están incluidos las violaciones, en España se registraron 9.869 en 2015 (una tasa de 21,25 por cada 100.000 habitantes), mientras que países como Alemania o Francia encabezan esa clasificación con 34.265 y 32.941 casos, respectivamente.

La interpretación de los expertos no es precisamente positiva para España debido a que la estadística de violaciones y delitos sexuales en general indica, en contra de lo que cabría pensar, que hay más denuncias en aquellos países que más respetan los derechos de la mujer, seguramente porque hay menos casos que se quedan sin denunciar.

En España, el número de violaciones conocidas, que incluye tanto las denunciadas como las registradas por las fuerzas de seguridad durante sus actuaciones, se mantenía estable en los últimos años en el entorno de los 1.200 casos al año.

El año 2011 marcó un máximo histórico con 1.513 violaciones conocidas, pero a partir de entonces se había estabilizado: 1.280 casos en 2012; 1.298 en 2013; 1.239 en 2014; 1.229 en 2015 y 1.249 en 2016.

Estos datos del portal estadístico de criminalidad de Ministerio del Interior suponían que cada día se cometían en España tres violaciones, media que ahora se ha elevado a cuatro casos diarios.

En los primeros nueve meses de 2017, las violaciones conocidas aumentaron en la mayoría de las comunidades autónomas, especialmente en País Vasco, Galicia, Cantabria y Aragón, mientras que disminuyeron en Andalucía, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Extremadura, Navarra y La Rioja.