Fachada del Hospital de La Paz, en Madrid
Fachada del Hospital de La Paz, en Madrid - Óscar del Pozo

España, octavo país con mejor sanidad según «The Lancet» y la Fundación Gates

El sistema de salud español supera a los de Alemania, Francia y Reino Unido

Corresponsal en LondresActualizado:

A pesar de las críticas que recibe, muchas veces incluso por parte de sus propios profesionales, la sanidad pública española es la octava mejor del mundo, según destaca un amplio y riguroso informe de la revista médica británica «The Lancet» y la Fundación Bill y Melinda Gates. El sistema de salud español supera incluso a los de Alemania, Italia, Francia y el Reino Unido, también, y de largo, al Estados Unidos, que ocupa el puesto 35 del ránking mundial.

El estudio se llevó a cabo en 195 países, entre 1990 y 2015. Es decir, contempla los años posteriores a la crisis de 2008, etapa en que la izquierda española expandió el lugar común de que la sanidad pública estaba siendo «desmantelada». El informe, titulado «Calidad y acceso a la atención sanitaria», lo desmiente de plano. El escalafón lo encabezan dos países minúsculos: Andorra, con 95 puntos, seguida de Islandia con 94. El tercer puesto es para Suiza, con 92, seguida por Suecia, con 90, los mismos que reciben Noruega, Austria y Finlandia, que aparecen a continuación. España, en el octavo lugar, cuenta en realidad con los mismos puntos que Suecia y el grupo de países escandinavos: 90.

El valor del estudio radical el aval del prestigio de sus autores. «The Lancet» fundada en 1823, es una de las revistas médicas más antiguas y respetadas. La Fundación Bill y Melinda Gates fue creada en 2000, tras la donación de 28.000 millones por parte del fundador de Microsoft. Sus principales patronos son el matrimonio Gates y otro de los mayores filántropos del planeta, el multimillonario Warren Buffett. La Fundación se ha distinguido por sus programas de lucha contra el sida, la malaria o la tuberculosis en países rezagados y en 2006 recibió el premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional.

El informe es en cierto modo una llamada al optimismo, que viene a desmentir las visiones apocalípticas sobre cómo marcha el mundo: de 1990 a 2015 casi todos los países estudiados mejoraron su atención sanitaria, destacando especialmente los progresos de Corea del Sur, Turquía, Perú, China y Maldivas. Aun así, el coloso chino suma solo 74 puntos, frente a los 90 de España. Estados Unidos, la primera potencia, ocupa el puesto 35 con 81. Rusia solo tiene 72.

Entre los grandes países europeos sorprende la diferencia entre la estima que tienen los británicos por su sistema sanitario, el NHS, y la valoración del mismo que hace el estudio, que lo sitúa 22 puestos por debajo del español, con 85 puntos. La sanidad británica está empatada con la de Portugal. España lo hace también mejor que Francia, siete puntos por detrás, y que un rezagado Marruecos, con solo 61 puntos sobre cien, cifra casi idéntica a la del maltrecho Irak, que tiene 60.

El estudio recoge un mapa mundo que colorea en verde los países que superan los 69,7 puntos sobre cien en calidad de su atención sanitaria. El gráfico es revelador, porque se ve que la sanidad de máxima calidad en el mundo es todavía un oasis reducido a Norteamérica, Australia y Europa Occidental (descontado Portugal). Tampoco sale bien parada Sudamérica, por ejemplo Argentina obtiene 68 puntos, 22 menos que España.

El rigor del informe se percibe en que analiza la respuesta de cada país ante una treintena de enfermedades. La sanidad española obtiene la puntuación máxima en el tratamiento el tétanos, la difteria y el sarampión. Pero además recibe 99 en las enfermedades respiratorias y la atención maternal y 98 en la tosferina y la diabetes. En el cáncer cervical y uterino la nota es 83 y 92; y 82 en el testicular.

La peor puntuación para España (64) es ante el linfoma de Hodking, la leucemia (66), las enfermedades biliares (74) y el cáncer de piel sin melanoma (74). En las frecuentes enfermedades cardiovasculares la nota es 86.