¿Por qué en España nadie quiere ser profesor?

El informe «Effective Teacher Policies: Insights from PISA» presentado en Madrid por el padre del Informe PISA, Andreas Schleicher, advierte de que no solo es bajo el porcentaje de adolescentes que quieren enseñar sino que, además, los que sí se decantan por la docencia son los menos brillantes

MADRIDActualizado:

El informe «Effective Teacher Policies: Insights from PISA» presentado ayer en Madrid por el padre del Informe PISA, Andreas Schleicher, hace una sesuda evaluación de la situación del profesorado y de su importante papel en las escuelas con más desventaja socioeconómica.

El informe concluyó que para mejorar los resultados académicos y conseguir un sistema más equitativo los profesores más brillantes deben destinarse a los colegios más desfavorecidos.

Pero aparte de este análisis, el estudio entrevistó a alumnos de 15 años para saber qué querían ser de mayores. Solo un 4,2 por ciento dijo que quería ser profesor. Destacan, sobre todo, las chicas (5,8 frente a 2,7 de los chicos), de origen no inmigrante y cuyos padres tienen educación superior.

En España, el 5,6 por ciento de los estudiantes quiere enseñar y en este porcentaje se incluyen los adolescentes que no sacan buenos resultados en PISA. Lo mismo sucede en resto de países de la OCDE.

Las bajas cifras de alumnos que quieren dedicarse a la docencia se explican, según el informe, por el bajo valor otorgado a la profesión docente. «Su valoración puede afectar la calidad y cantidad de los candidatos que eligen ingresar», apunta el estudio.

De los cinco países iberoamericanos que participaron en este estudio, Brasil, Portugal y España están considerablemente por debajo del promedio de la OCDE-25, donde alrededor solo 1 de cada 10 maestros declaran que los docentes están bien valorados.