Chocolate rosa denominado «rubí»
Chocolate rosa denominado «rubí» - ABC

Una empresa suiza comercializa «Rubí», un nuevo tipo de chocolate de color rosa

Ochenta años después de inventar el chocolate blanco una empresa suiza, líder en el sector, ha presentado una nueva variedad del preciado manjar

Actualizado:

Ochenta años después del chocolate blanco una empresa suiza, líder en el sector, ha presentado una nueva variedad, de color rosado, denominada «rubí» caracterizada por su sabor afrutado, ni dulce ni amargo. Los especialistas esperan que hará las delicias de los consumidores, sobre todo de los asiáticos.

Alrededor de trece años de investigación han sido necesarios para que Barry Callebaut, líder mundial en la fabricación de productos a base de chocolate y de cacao de calidad superior, pusiera a punto el chocolate « rubí », elaborado a partir de una variedad de bayas que llevan el mismo nombre debido a su tonalidad rojiza.

La baya «rubí» es única y se cosecha en diferentes países del mundo entre los que se encuentran Ecuador, Costa de Márfil y Brasil. Tras el chocolate negro, con leche o blanco esta nueva variedad tiene propiedades específicas conseguidas gracias a un complicado proceso de investigación en el que colaboró la universidad alemana de Brême.

De acuerdo con estudios cualitativos de mercado realizados entre los consumidores por Haystack, una agencia internacional independiente de sondeos, el chocolate «rubí» cumple con todos los requisitos para producir una satisfacción máxima y ya está prevista su introducción en distintos tipos de categorias de producto.

Esta novedad es una buena noticia para la industria del cacao, alarmada por su futuro tras la disminución de las cosechas por el cambio climático y los cambios en los gustos de los consumidores que optan por alimentos menos calóricos. Según los analistas, el mercado mundial de productos a base de cacao disminuyó un 1’5% en 2015 y 0,4% en 2016.

Sin embargo, habrá que esperar un poco para encontrar este nuevo tipo de chocolate en el comercio porque Barry Callebaut, que presentó hace unos días el «rubí» en una fiesta grandiosa celebrada en Shangai, no lo venderá directamente al público sino a los fabricantes los cuales se encargaran de su comercialización.

Se espera que el «rubí» acelere las ventas de chocolate y conquiste nuevos mercados, sobre todo el asiático. Además, el hecho de que sea totalmente natural, sin colorantes, se espera atraiga a consumidores exigentes que desean de antemano conocer el origen del chocolate y la ausencia de ingredientes artificiales.

A través de los siglos, el país alpino ha consolidado su puesto de líder en la innovación en materia de chocolate. En el siglo XIX, aprovechando un excedente de leche, se inventó en Suiza el chocolate con leche, más ligero, perfeccionado por la compañía Lindt & Sprungli mientras que, en los años treinta, el gigante Nestlé comercializó el blanco.

Barry Callebaut espera que el color (en China el rojo es el color que simboliza la felicidad) atraiga a la cliéntela asiática ávida en consumir productos que salen de lo habitual. Queda por ver si la compañía convencerá a los grandes fabricantes como Cadbury o Hershey que no están atravesando un buen momento lo mismo que Nestlé que planea vender su actividad chocolate en Estados Unidos.