Sociedad

Una empresa de Barcelona crea un detector de dislexia para frenar el abandono escolar

Change Dyslexia ha diseñado un detector que se saldrá a la luz en noviembre y que se ha probado en 10.000 personas de 7 a 70 años

Una empresa de Barcelona crea un detector de dislexia para frenar el abandono escolar
J. G. STEGMANN Madrid - Actualizado: Guardado en: Sociedad

Change Dyslexia es una empresa social creada en Barcelona pero en la que participan investigadores de todo el mundo que tiene una ambiciosa y altruista misión: reducir la tasa de abandono escolar a través de la detección precoz de la dislexia, responsable del 40% del fracaso en las aulas.

Para ello, han diseñado un detector que se saldrá a la luz en noviembre y que se ha probado en 10.000 personas de 7 a 70 años. Se trata, según Luz Rello, doctora en ingeniería informática y quien está al frente de este proyecto, «de la mayor investigación sobre dislexia en español que se ha hecho hasta el momento» y que se hallevado a cabo en la Universidad Carnegie Mellon junto al especialista en inteligencia artificial Miguel Ballesteros y Jeff P. Bigham, director de laboratorio».

Rello tiene dislexia por lo que ha vivido el «sufrimiento de los niños a los que se tacha injustamente de tontos porque suspenden mucho y, en realidad, ni ellos, ni los maestros, ni los padres saben del problema que tienen».

El detector, El detector, seleccionado en la última convocatoria del Programa de Emprendimiento Social de “la Caixa”, funciona gracias a la unificación de toda la información recabada sobre el comportamiento de las personas disléxicas delante del ordenador (tiempos de reacción, número de clicks, movimientos con el ratón, errores, rapidez, etc.). Estos datos se han aplicado a un motor de inteligencia artificial que es capaz de detectar a un disléxico.

«Piruletras»

Mientras el proyecto llega al público, Change Dyslexia ya tiene en marcha una «app» llamada «Piruletras», disponible en la «App Store» de Apple que ayuda a los niños a mejorar su ortografía.

«Piruletras se probó en niños con dislexia diagnosticada de 6 a 11 años del Centro Creix y del colegio Lestonnac de Barcelona y todos ellos mejoraron significativamente su ortografía», cuenta Rello entusiasmada.

La «app» recurre a juegos lingüísticos que parten de los errores más frecuentes que cometen los disléxicos. En vez de partir del uso correcto de las palabras aquí se enseña desde el error, porque el sistema de aprendizaje tradicional no funciona. Así, por ejemplo, se escribe «havía» con «v» para que el niño lo modifique por la palabra correcta.

Si bien tanto el detector como la aplicación sirven no solo para niños sino para personas disléxicas de todas las edades, se han centrado en los más pequeños porque es precisamente al inicio «cuando empiezan a discriminarlos y estar excluido desde el principio hace muy difícil desenvolverse», explica Rello.

Toda la actualidad en portada

comentarios