Los riñones se vendían por 520 euros
Los riñones se vendían por 520 euros - EFE

Egipto desmantela la mayor red de tráfico de órganos humanos

Más de 40 doctores, enfermeros y profesores de reconocidos hospitales y universidades egipcias han sido detenidos como resultado de una operación para desmantelar una extensa red de tráfico de órganos internacional que operaba en Egipto

CORRESPONSAL EN EL CAIROActualizado:

Más de 40 doctores, enfermeros y profesores de reconocidos hospitales y universidades egipcias, así como compradores e intermediarios, han sido detenidos como resultado de una operación para desmantelar una extensa red de tráfico de órganos internacional que operaba en Egipto, ha informado el Ministerio de Salud del país norteafricano en un comunicado.

«Se trata de la mayor red internacional de tráfico de órganos humanos», ha añadido la Autoridad de Control Administrativo, el órgano anticorrupción estatal y que ha tomado parte en la redada de más de 10 hospitales y clínicas privadas. Los 45 implicados, egipcios y de otras nacionalidades árabes, «se aprovechaban de las dificultades económicas de los ciudadanos egipcios», asevera la nota. Tras la redada del martes, las autoridades han clausurado los centros médicos donde se habría procedido a extirpar los órganos y más tarde transferirlos a pacientes que pagaban «sumas desorbitadas» para acceder al tratamiento. Además, se han incautado de «millones de dólares», oro e incluso joyas, aunque no se han ofrecido más detalles de la suma total.

En 2010, Egipto aprobó una ley contra el tráfico de órganos que no ha logrado hacer frente a una de las mayores industrias ilegales del país. Según la Organización Mundial de la Salud, el país norteafricano figuraba entonces como uno de los mayores focos de compra-venta de órganos humanos, junto a China, Paquistán, Filipinas y Colombia. Miles de víctimas, egipcios o inmigrantes de países subsaharianos como Sudán, se han visto abocados en los últimos años a la venta de órganos para pagar deudas o un pasaje hacia Europa. Los pecios varían: entre 30.000 libras egipcias (poco más de 1.500 euros) y 200.000 (10.400 euros), según detalló un estudio publicado por la fundación Thomsom Reuters.

En ocasiones, las víctimas venderían órganos como riñones por apenas 10.000 libras (520 euros), según el testimonio de un detenido en relación al caso, recogido por el diario Al Watan. El acusado habría tomado parte en el proceso de convencer a mendigos y niños de las calles más pobres de la capital egipcia. Otro estudio, publicado en esta ocasión por la Universidad de Liverpool, señalaba la falta de escrúpulos de las negociaciones: en algunos casos, los intermediarios usaban prostitutas para terminar de convencer a los donantes.