EducaciónLa falta de reformas educativas en España y el rechazo a la Lomce preocupan a la Comisión Europea

El informe sobre los avances educativos de los países miembro también hace hincapié en la acumulación de los recortes entre 2011 y 2013 y en la pobre implantación de la FP Dual en nuestro país

MadridActualizado:

En la edición de 2016 de su Monitor de la Educación y la Formación, publicada hoy, la Comisión Europea muestra los avances realizados por los países miembro para cumplir los objetivos educativos marcados por la UE para 2020 -como situar el abandono escolar temprano en solo el 10%- y también las carencias. En el caso de nuestro país, Bruselas advierte a España de que el bloqueo político ha limitado el progreso de las reformas educativas y del rechazo que la Lomce suscita. También subraya el impacto de los recortes en las políticas de igualdad de oportunidades y en los pobres resultados de la Formación Profesional.

La presentación del Monitor ha coincidido con la presencia del ministro de Educación en Bruselas, por lo que Íñigo Méndez de Vigo no ha tardado en responder a la Comisión, señalando que el periodo de interinidad se ha acabado y que el nuevo Gobierno está determinado a «recuperar el tiempo perdido». También le ha recordado Méndez de Vigo al comisario europeo de Educación, Tibor Navracsics que en el primer cuatrimeste de 2016, el abandono escolar se ha reducido en nuestro país al 19,4%, lo que nos coloca como el segundo país que más ha reducido este negativo indicador. Si bien España era en 2015 el país de la UE con las mayores tasas de abandono escolar.

Pobre implantación de la FP Dual

Muy relacionado con las tasas de abandono escolar temprano está la implantación de la Formación Profesional; uno de los puntos educativos en los que Bruselas siempre ha hecho mucho énfasis. Y aquí nuestro país aún tiene mucho camino por recorrer. Mientras que el porcentaje de estudiantes que eligen esta opción en lugar del Bachillerato o similar es del 48% en países como Alemania, o del 70% en Finlandia, en España estamos solo en el 34%.

En cuanto a los alumnos de FP que cursan la FP Dual (la que combina formación en la escuela con prácticas en la empresa y por la que apuesta fuerte la UE), los datos son aún peores. Con porcentajes entre el 2 y el 3%, frente al 100% de Dinamarca, solo Estonia está peor que nosotros. La explicación del Ministerio es que aún estamos en las fases inciales de implantación.

Por debajo de la media en gasto en Educación

En lo que respecta a la inversión en educación, los datos revelan que, después de tres años consecutivos de contracción, el gasto público destinado a la educación en la UE vuelve a crecer en un promedio anual del 1,1 %, aunque diez Estados miembros redujeron el gasto en Educación en 2014 con respecto a 2013 (Austria, Bélgica, Croacia, Chipre, Estonia, Finlandia, Grecia, Italia, Lituania y Eslovenia). En el caso de España (aumentó un 0,1% respecto de 2013) Méndez de Vigo ha recordado que los recortes se produjeron entre 2011 y 2013 y que el gasto por alumno como porcentaje del PIB per cápita es similar al de la UE22.

Analizando el gasto en Educación como porcentaje del PIB total (indicador que el Ministerio de Educación matiza diciendo que no es representativo en el caso de nuestro país debido a nuestras bajas tasas de natalidad), España invirtió en 2014 un 4,1%, frente al 4,9% de la media de la UE. Alemania, por poner otros ejemplos, destinó un 4,3% y Dinamarca un 7,2% (el que más de toda la UE).

Poca formación para los profesores

En el aparato de los profesionales de la enseñanza, Bruselas remarca que seguimos sin cerrar el estatuto del docente. Y da un dato curioso. Casi el 60% de los docentes españoles de ESO nunca han recibido formación dentro de su propia escuela, frente a 25% de media en la UE o el insignificante 1% de los profesores del Reino Unido.

Datos positivos

Entre los datos positivos que destaca la Comisión sobre la Educación en España, que los hay, destacan la implantación de la Escuela Infantil (entre 4 y 6 años), que alcanza el 97,1%, por encima de la media europea (94,3%), el porcentaje de graduados universitarios (un 40,9% en nuestro país, frente al 38,7% de la media europea).