Los libros catalanes consideran a Cataluña un país más de Europa, distinto a España, según un estudio sobre los libros de texto
Los libros catalanes consideran a Cataluña un país más de Europa, distinto a España, según un estudio sobre los libros de texto - ABC

Editores de libros escolares denuncian presiones autonómicas en la elaboración de sus contenidos

Piden «sentido común» y que la nueva ley educativa fije un «marco aceptado por todos»

MadridActualizado:

El presidente de la Asociación Nacional de Editores de Libros y material de enseñanza, José Moyano, compareció hace una semana en la Subcomisión que negocia el Pacto por la Educación en el Congreso y puso el dedo en la llaga en uno de los asuntos más polémicos que afectan a la elaboración de los libros de texto. En respuesta a una pregunta que le realizó la portavoz de Educación de Ciudadanos, Marta Martín, admitió que este colectivo tiene que lidiar con las presiones, «o recomendaciones» de todo tipo que reciben a la hora de ajustar los contenidos a los decretos autonómicos sobre esta materia.

Posteriormente, y en declaraciones a ABC, el presidente de los editores concretó que las presiones son «de todo tipo» y subrayó que las relativas a «temas identitarios, sobre concepción de la vida, siempre va a haber, de una manera u otra, y depende de quien esté en el poder». Moyano, que no quiere entrar en polémica sobre esta cuestión, sí que subrayó que utilizó la palabra «presión» como una palabra para explicar «lo que nosotros sufrimos en un momento determinado, y dependiendo de quién esté gobernando en una Comunidad, u otra». Una presión que se concreta en que los editores se centren más en un contenido específico o en otro y que, «si hay elecciones, la presión desaparece o cambia de signo. Lo que sí es verdad es que la dispersión y la disparidad del enfoque de los contenidos, en algunos casos, tiene que ver con el que gobierna en ese momento».

«Problema territorial»

El máximo responsable de los editores concreta con algunos ejemplos la presión de la que habla. Por ejemplo, cuando elaboraban un libro sobre geometría en Andalucía «tenían que salir los azulejos de la Alhambra porque estamos en Andalucía. Hasta a eso hemos llegado». O cuando han tenido problemas en el tratamiento del género «hemos creado un grupo de trabajo con Comisiones Obreras». Asimismo, señala que «me puedo encontrar en Navarra que hay un partido político, que está en el poder, y es partidario de educar en el proceso de Euskal Herria. Y puede ser que haya otro que no le parezca bien. Eso nos ha pasado».

Moyano afirma que «el problema territorial se ve reflejado en la educación de manera clara» y que «no tiene sentido que tengamos 17 libros de Matemáticas y 42 de Historia porque incorporan los idiomas autonómicos». Por ello, en su comparecencia pidió que «prevalezca el sentido común y que los contenidos sean compartidos en un porcentaje significativo, respetando la territorialidad y la diferenciación en algunas materias. No creemos que haya que hacer unas Matemáticas, una Biología y una Geografía distintas para cada Comunidad».

«Ensalza las diferencias»

Estas diferencias a las que hace referencia el presidente de los editores han quedado reflejadas en un informe reciente del sindicato AMES sobre el «Adoctrinamiento partidista en los libros de texto de Cataluña en la materia Conocimiento del medio». En las conclusiones de este documento se afirma que en los libros «se ensalza en exceso las diferencias entre los catalanes y los ciudadanos del resto de España, mientras que se reduce o se ignora lo que los une». Igualmente, indica que propician «que en gran parte de los alumnos se generen sentimientos diferentes a los que estudian en el resto de España».