Un grupo de mayores hace gimnasia para mantenerse en forma
Un grupo de mayores hace gimnasia para mantenerse en forma

Doce investigadores piden que se acelere el desarrollo de fármacos antienvejecimiento

Son necesarios para evitar una crisis sanitaria por el envejecimiento de la población, advierten

MADRIDActualizado:

Una docena de investigadores expertos en envejecimiento, entre ellos dos españoles, han lanzado un SOS en la prestigiosa revista «Nature» para reclamar el desarrollo de medicamentos que puedan retrasar el declive de la edad. Advierten de que si no se pone en marcha una estrategia para acelerar su llegada a las farmacias, los gobiernos de los países desarrollados se enfrentarán a una crisis del sistema sanitario con una población cada vez más envejecida.

«Ya no basta con extender la esperanza de vida. Necesitamos tratamientos que mejoren las enfermedades crónicas relacionadas con la edad. Desde la artritis, a la diabetes o la fragilidad de los huesos», escribe Ilaria Bellantuono, experta en enfermedades musculoesqueléticas que firma el artículo junto a otros doce científicos más.

Geroprotectores

La petición no es un llamamiento a ciegas. Los firmantes recuerdan que ya existen en los laboratorios más de 200 compuestos clasificados como geroprotectores, es decir con potencial para convertirse en medicamentos y mejorar la salud de los mayores. Pero aún tardarán años en llegar. No hay una mano negra detrás de este retraso. «La traslación a la clínica se está haciendo a la misma velocidad que cualquier otro medicamento, lo que significa años de desarrollo. Por eso, solicitamos que se acelere radicalmente su desarrollo. Tenemos motivos de urgencia evidentes para pedirlo», explica José Luis Trejo, experto en Neurogénesis del Instituto Cajal del CSIC y uno de los autores del artículo.

La urgencia viene marcada por las cifras. En 2050, se estima que el 22 por ciento de la población mundial tendrá más de 60 años. Y esos medicamentos podrían ser cruciales para reducir la presión de los sistemas sanitarios.

Antes del deterioro

La idea sería empezar a utilizarlos antes de que empiece el deterioro físico, aunque también podrían ser eficaces cuando se comienza la terapia en edades avanzadas. Estos fármacos geroprotectores no aumentan la longitud de la vida. «Lo que buscan es aumentar la salud de los mayores, tanto física como cognitiva. No tiene sentido vivir ni un año más si es con enfermedades de alto coste personal y social», aclara Trejo.

Para acelerar el desarrollo, los investigadores piden a la industria, científicos, académicos y organismos reguladores que desarrollen modelos de experimentación más realistas (no solo ratones) y establezcan fórmulas para evaluar mejor los efectos de los medicamentos. También instan a las partes interesadas a «trabajar juntas para realizar ensayos clínicos con mayores que sufran afecciones típicas de la edad, como son la EPOC, las fracturas de cadera o cáncer».