Detenida una mujer en Argentina por cortar el pene y los testículos a su amante

El abogado de Brenda Barattini asegura que ella se defendió de un ataque sexual

Buenos AiresActualizado:

Brenda Barattini, de 26 años, se encuentra detenida en la provincia argentina de Córdoba por haberle cortado el pene y los testículos a su amante, de 40 años, con una tijera de podar con el fin de «protegerse de un ataque sexual», ha relatado este lunes su abogado, Carlos Nayi.

Barattini está arrestada desde este fin de semana en el complejo penitenciario de la localidad cordobesa de Bouwer bajo la imputación de «lesiones gravísimas» tras haberle cortado sus parte íntimas a su amante el pasado sábado por la noche en su apartamento.

La Policía de Córdoba señaló que se trata de «una herida cortante en el pene y los testículos».

Según la investigación, la mujer mantenía una relación oculta con la víctima, de nombre Sergio, quien permanece internado en el Hospital de Urgencias de Córdoba después de una «fuerte hemorragia» fruto de la lesión que sufrió.

A falta de que se le tome declaración a la imputada, todo lo sucedido en su departamento la noche del 27 de noviembre resulta un misterio.

El abogado de Barattini describió que el amante de su defendida era amigo del hermano de ella y que él habría entrado en el apartamento con la excusa de buscar un instrumento musical, «pero eso no fue así». «Ella se defendió de un ataque sexual», señaló Nayi para justificar la lesión que Barattini le provocó a su amante.

Asimismo, sus amigas publicaron en redes sociales mensajes alusivos a la relación que mantenía la mujer con Sergio, de 40 años. «Fue violada», aseguraron ellas.

Una de sus amigas, Tamara Fondovila, sostuvo en Twitter que Barattini «actuó en defensa propia después de violación y constantes amenazas».

El caso recuerda a otro similar sucedido en 1993 en Estados Unidos, el del matrimonio Bobbit. En aquella ocasión, Lorena le cortó el pene a su esposo, John, mientras dormía tras haber soportado maltratos y violaciones sexuales.

Más recientemente, en 2011, Catherine Kieu Becker, una mujer de Garden Grove (California), emuló a Bobbitt, y le cortó el pene a su esposo para después tirarlo en un triturador de basura. Fue condenada a cadena perpetua.