REUTERS

Desarrollan una prueba portátil rápida y de bajo costo que detecta eficazmente el virus zika en monos

Los médicos a cientos de millas de distancia del hospital más cercano podrían tener pronto una manera de detectar rápidamente el virus zika en muestras de sangre o saliva por menos de un dólar por paciente

MADRIDActualizado:

Los médicos a cientos de millas de distancia del hospital más cercano podrían tener pronto una manera de detectar rápidamente el virus zika en muestras de sangre o saliva por menos de un dólar por paciente. En una demostración de prueba de concepto publicada este viernes en «Cell», investigadores del Instituto de Ingeniería Inspirada Biológicamente del Instituto Wyss, en Boston, Estados Unidos, muestran cómo un nuevo test diagnóstico de Zika, que puede ser liofilizado y almacenado hasta por un año, detecta con éxito el virus en el suero de macacos infectados.

La plataforma es la próxima generación de diagnósticos de biología sintética que emerge con fuera del laboratorio de James Collins, quien previamente desarrolló sensores para detectar moléculas de ARN, incluyendo las que se encuentran en los virus como el Ébola. La prueba de zika se puede utilizar en el suero (sangre o, posiblemente, saliva) de los individuos infectados para detectar virus en concentraciones significativamente más bajas de lo que se podía hasta ahora.

Mediante el acoplamiento de la amplificación del ARN y un módulo a base de CRISPR, la plataforma puede comunicar los resultados a través de un simple ensayo de «cambio de color», que un ojo no entrenado puede emplear fácilmente para evaluar si zika está presente o no en una muestra biológica.

«Habíamos estado trabajando en optimizar la plataforma basada en el trabajo que hicimos público en 2014 hacia un formato más preparado para emplear en el campo cuando surgió el brote de Zika, y nos pareció que, dada la necesidad crítica diagnósticos de bajo costo basados en el campo, nuestro enfoque podría ser importante --dice Collins, que también trabaja en el Instituto Tecnológico de Massachusetts y el Instituto Broad--. Ahora podemos mostrar una creación rápida de prototipos y un sensor con un montaje de tuberías que puede aplicarse a otros patógenos emergentes o crisis de salud».

Incubar reacciones a 37-41 grados centígrados

Aunque todavía era una demostración de prueba de concepto, con el necesario desarrollo de productos, escala y fabricación, el enfoque para el diagnóstico de zika podría estar listo en varios meses para su uso en entornos clínicos o de laboratorio, con la capacidad de incubar reacciones a 37-41 grados centígrados (98-105 grados Fahrenheit). Esta prueba superaría las limitaciones fundamentales de las opciones disponibles en la actualidad para la detección de zika, como la posible reactividad cruzada con virus estrechamente relacionados y la falta de técnicas y equipos especiales para detectar el virus fuera de las grandes áreas urbanas.

Si se demuestra su eficacia en el campo, «el test de bajo costo y con un equipo mínimo también significa que se puede utilizar para el control de la propagación de enfermedades a través de grandes poblaciones de personas, lo que permite controlar el patógeno que está produciendo un brote», según Collins.