Agustín Martínez, abogado de tres de los jóvenes acusados de una supuesta violación de una joven de 18 años en los Sanfermines del 2016,
Agustín Martínez, abogado de tres de los jóvenes acusados de una supuesta violación de una joven de 18 años en los Sanfermines del 2016, - Efe
Presunta violación en San Fermín de 2016

La defensa de «La Manada» retira el informe de detectives sobre la joven pero mantiene la foto del Instagram

«La señora sabía que la estaban grabando», dice un letrado, después de que el policía que recogió la denuncia a la joven de la supuesta violación de San Fermín ha asegurado ante el juez que sabía que la grabaron

PamplonaActualizado:

La defensa de uno de los acusados por la supuesta violación grupal ha retirado de la causa el informe que encargó a detectives privados sobre la actividad que realizó la joven denunciante en sus redes sociales. Así lo ha comunicado el abogado durante la última sesión del juicio por estos hechos antes de que el próximo lunes y martes las partes expongan sus informes de conclusiones.

No obstante, sí se mantiene en la causa una foto que publicó la joven denunciante en una red social. Esta imagen está incorporada a petición del abogado de tres de los acusados. En la fotografía se ve una camiseta con la frase "Hagas lo que hagas, quítate las bragas", popularizada por una concursante de un programa de televisión.

Los profesionales han calificado de "perfecta y completamente legítima" la forma en que la obtuvieron de Instagram, según uno de los abogados de la defensa, Agustín Martínez Becerra.

Por otra parte, Jesús Pérez, abogado de uno de los acusados de la supuesta violación grupal, ha manifestado que la policía que recogió la denuncia de la joven ha dicho este jueves en la sesión de la vista oral que la denunciante le trasladó que sabía que los acusados la estuvieron grabando durante los hechos, lo que a su juicio evidencia que «hay una posibilidad de que ese fuera el verdadero motivo de la denuncia».

Pérez ha manifestado a los medios de comunicación, al término de la novena sesión de la vista oral por la presunta agresión sexual, el «nerviosismo con el que estamos». Ha indicado que «nunca se supo por qué había denunciado ella, nunca constó ni se hizo constar por qué se motivó la denuncia, pero sin embargo, durante todo el procedimiento se ha mantenido una posible agresión sexual». «Hoy la policía que toma la denuncia de la joven por primera vez dice en sala que, sin hacerlo constar en su denuncia, la señora sabía que la estaban grabando», ha señalado. A su juicio, este hecho motiva que «hay una posibilidad de que ese fuera el verdadero motivo de la denuncia».

También hoy ha testificado un conocido que habló por teléfono con la denunciante minutos antes de la presunta violación y poco después de que ésta dijera a uno de los acusados, según el mismo, que se atrevía a mantener relaciones "con dos" y "con cinco". La declaración del testigo no ha servido sin embargo a las defensas para reforzar su tesis de la relación consentida ya que el el mismo ha dicho que no recordada que la chica le hubiera comentado nada de que estaba con cinco jóvenes ni tampoco de mantener relaciones sexuales.

Aunque inicialmente estaba previsto que hoy declararon doce testigos, todos ellos propuestos por las defensas, finalmente solo han sido citados estos cuatro. Los abogados han renunciado, entre otras, a las declaraciones de cuatro sevillanos amigos de los procesados y de las ginecólogas de urgencias que atendieron a la denunciante. Con estos testimonios han finalizado las sesiones a puerta cerrada, nueve en total, decididas por el tribunal para preservar la intimidad de la joven y evitar la exposición de los acusados.

El lunes con público y prensa, aunque sin grabaciones ni teléfonos, comenzará la presentación de conclusiones a cargo de las acusaciones y el martes seguirá con las de las defensas.

La Fiscalía mantiene su petición para cada uno de los acusados de 22 años y 10 meses de cárcel por un delito continuado de agresión sexual, otro contra la intimidad y un tercero de robo con violencia, penas que la acusación popular ejercida por el Gobierno de Navarra elevada a casi 26 años de prisión. Las defensas, por su parte, solicitan en un caso la nulidad y en el de los otros cuatro su absolución y, "en principio", según el abogado Martínez Becerra, no se plantean invocar el "error de prohibición" de las relaciones para alegar que sus clientes creyeron que actuaban de forma lícita porque eran consentidas.