Vídeo: Uno de los últimos casos de un ataque canino se produjo en Pontevedra, donde un Pitbull Terrier dejó malherida a una mujer

¿Cuáles son los ocho perros potencialmente peligrosos más temidos?

Los Pit Bulls, los Rottweilers y los Akita Inu son algunos de los que figuran en la lista de los canes que pueden representar algún riesgo

MADRIDActualizado:

El Real Decreto 287/2002, que cambia la Ley 50/1999 —que regula la «tenencia de animales peligrosos»—, establece que hay ocho razas de perros dentro de esta categoría: Pit Bull Terrier, Staffordshire Bull Terrier, American Staffodshire Terrier, Rottweiler, Dogo Argentino, Fila Brasileiro, Tosa Inu, Akita Inu. Los cruces de estas razas también son considerados peligrosos.

12345678
  1. Pit Bull Terrier

    Pit Bull Terrier
    Pit Bull Terrier - ABC

    En la actualidad, los Pit Bull tienen un papel importante en la detección de narcóticos y en los servicios de seguridad, aunque también hay quien los prefiere como perros de presa en la caza del jabalí o como mascotas.

    El estándar del United Kennel Club establece: «Es un perro fuerte, seguro de sí mismo, valiente y decidido. Le gusta agradar y está lleno de entusiasmo». Sin embargo, explica que presenta «cierto nivel de agresividad contra otros perros», por lo que necesita que los «propietarios lo hagan sociabilizar cuidadosamente con ellos y lo eduquen para que sean obedientes». El club explica que esta agresividad que dirige hacia sus congéneres, en principio, no debería mostrarla contra los seres humanos: «No es la mejor opción para quienes buscan perros guardianes, ya que son amables, incluso con los extraños. El comportamiento agresivo hacia los seres humanos no es característico de la raza».

    No obstante, para evitar riesgos innecesarios, la legislación española establece que para poder tener uno de estos canes como mascota, hay que cumplir una serie de requisitos, tales como «ser mayor de edad o no haber sido condenado por delitos de homicidio, lesiones, torturas, contra la libertad o contra la integridad moral, la libertad sexual y la salud pública, asociación con banda armada o de narcotráfico, así como no estar privado por resolución judicial del derecho a la tenencia de animales potencialmente peligrosos». Una norma que se extiende a todo los propietarios de las ocho razas de canes considerados peligrosos.

  2. Staffordshire Bull Terrier

    Staffordshire Bull Terrier
    Staffordshire Bull Terrier - TWITTER

    Tiene su origen en la región británica de Staffordshire a principios del siglo XIX; en los cruces de viejos bulldogs ingleses y de varios terrier, cuando las peleas de perros tenían un gran auge. Como resultado obtuvieron la agresividad y tenacidad del Bulldog mezcladas con la agilidad y los rápidos reflejos del Terrier. Esta raza fue reconocida por el «British Kennel Club» como una variedad pura en 1935, y por el «American Kennel Club» en 1974.

    De porte musculoso, atlético, y tronco compacto, tiene gran fuerza y potencia. Sus mandíbulas son fuertes y sus dientes grandes, con un perfecto, regular y completo cierre de tijera; es decir, los dientes superiores coinciden a la perfección con los inferiores y son perpendiculares a las mandíbulas.

    En realidad, se trata de un magnífico perro de compañía. Sin embargo, algunos ejemplares aún retienen su instinto de perro de pelea y puede ser un problema con otras mascotas. Se aconseja, especialmente con esta raza, iniciar las clases de obediencia a temprana edad.

  3. American Staffodshire Terrier

    American Staffordshire Terrier
    American Staffordshire Terrier - ABC

    Por su fuerza y valentía esta raza ha sido usada como perro de pelea, aunque posee muchas cualidades que lo hacen apto para diversos trabajos, indica la web perros.com, que agrega que «estos perros son valientes, tenaces, amigables, extremadamente atentos y dedicados». Calificados como «guardianes por naturaleza», aprenden con rapidez observando nuestro comportamiento. Es por ello que hay que tener especial cuidado durante su domesticación y aprendizaje, ya que son muy sensibles y es relativamente fácil que adquieran malos hábitos.

    La página también advierte de que «un comportamiento protector o agresivo, acompañado de intrepidez, son por lo general una mala señal». Un American Staffordshire Terrier debe ser protector con su familia y su casa, debe sabe discernir el momento de proteger y el de relajarse.

    El dueño de este tipo de perro –y de cualquiera considerado potencialmnte peligroso– debe disponer de un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros, así como de la capacidad física (visual, auditiva) y la aptitud psicológica. Siempre que lo saque a la calle, lo deberá pasear con una correa no extensible que no supere los dos metros de distancia y llevar encima el permiso que acredite que puede tener esa mascota.

  4. Rottweiler

    Rottweiler
    Rottweiler - ABC

    El Rottweiler es una de las razas más antiguas. Sus orígenes se remontan a la antigua Roma. En la web Mundo Animalia, se explica que, «durante la expansión del Imperio, los romanos se instalaron en Rottweil (actual Baden-Wurtemberg, uno de los 16 estados federados de Alemania) y de los perros que allí se quedaron derivó el Rottweiler». También cuenta que se utilizaba a este can «para la guía de bovinos y, al tener este trabajo, la raza se cruzó con perros pastor e hizo que su aspecto» cambiase. «En 1904 se definió el estándar y en 1912 se empezó a usar con objetivos casi exclusivamente militares. No fue hasta los años 30 cuando la raza se dio a conocer fuera de Alemania» prosigue el relato de la página.

    Es de color negro, con marcas fuego bien delimitadas de un vivo color pardo-rojizo en las mejillas, hocico, garganta, pecho y miembros, así como arriba de los ojos y bajo la cola.

    Posee un carácter dominante, no tolera a los otros perros y tiene un sentido innato para la pelea (características todas ellas más pronunciadas en los machos que en las hembras). A pesar de ello, el Rottweiler es tranquilo, amable y amante de la familia.

  5. Dogo Argentino

    Dogo Argentino
    Dogo Argentino - ABC

    Raza originaria de la provincia argentina de Córdoba, situada en la región mediterránea del país. En perros.com se explica que su creador fue un médico, apasionado de la raza canina, el doctor Antonio Nores Martínez. «Su trabajo partió del cruce metódico entre varias razas puras con el "Viejo Perro de Pelea Cordobés", ejemplares estos de un gran poder y fortaleza, pero inestables psíquica y genéticamente, producto de un mestizaje de Mastines, Bulldogs y Bullterriers», se relata en la web. Se convirtió rápidamente en un excelente perro de montería.

    El resultado final es un perro grande, capaz de enfrentarse a otros animales incluso de mayor tamaño. Aunque esto no quita que sea «alegre, franco, humilde, amigable y poco ladrador, demostrando siempre ser consciente de su poder».

    En otra web, El Mundo del Perro, se indica que «ha de criarse en un entorno tranquilo, con una familia firme, justa y segura, dejándole claro cuál es el lugar que ocupa en nuestra jerarquía». Algo que es capaz de aprender rápido, sin ningún problema, ya que es un perro muy inteligente. «Como son unos conquistadores natos, debemos de ser firmes, porque a lo largo de su vida, debido a su astucia, nos pondrán a prueba cientos de veces», apuntan los expertos.

  6. Fila Brasileiro

    Fila Braseileño
    Fila Braseileño - TWITTER

    Este gran mastín de origen brasileño fue desarrollado a partir de los mastines portugués y español, así como del Sabueso de San Huberto, para rastrear y controlar el ganado.

    Su estructura ósea es poderosa, formada por un conjunto rectangular y compacto, aunque armonioso y bien proporcionado. Presenta, junto con su masa corporal, una gran agilidad, fácilmente perceptible.

    Es conocido por su instinto de protección. También es conocido por su extrema cautela con los extraños y la rapidez con la que actúa al proteger o defender a su amo. En perros.com se expone que «es de naturaleza tranquila, lo cual revela un seguridad y confianza en sí mismo muy propias de su carácter. Se adapta muy bien a ambientes nuevos y ruidos extraños. Es un extraordinario guardián de las propiedades».

  7. Tosa Inu

    Tosa Inu
    Tosa Inu - ABC

    De aspecto imponente, es originario de Japón. Surge a mediados del siglo XIX, cuando se cruzan diversas razas europeas de gran tamaño (gran danés, mastín, san bernardo, bulldog, braco alemán) con el autóctono Shikoku Inu para utilizarlos como perros de pelea y de protección.

    En la web Experto Animal se explica que, «según el estándar oficial, el Tosa Inu tiene un temperamento paciente, audaz y de gran valor. Se trata de un perro muy leal a la familia, muy seguro de sí mismo y de la capacidad física que posee. Suelen ser algo tímidos y reservados con quienes no conoce, a los que apenas les hará caso, pero muy entregado a quienes le traten con afecto y cariño». También se destaca lo bien que se lleva con los más pequeños de la casa.

    Sin embargo, debido a su envergadura física y a su utilización primigenia como perros de pelea, hay que tener en cuenta algunos preceptos a la hora de educarlo –no hay que olvidar que se trata de un perro potencialmente peligorso–. «La parte más importante de la educación del Tosa Inu será sin duda la sociabilización, que debe empezar de forma pronta para evitar conductas no deseables», relata la web. Para ello, «desde que es un cachorro» hay que presentarle a «todo tipo de personas, animales y entornos, un proceso que le permitirá relacionarse adecuadamente y evitará miedos y reacciones reactivas». Además, se advierte de que «es un perro que, por su sensibilidad, reacciona de forma muy negativa al maltrato y al castigo».

  8. Akita Inu

    Akita Inu
    Akita Inu - TWITTER

    Esta raza, que según algunas fuentes estuvo al borde de la extinción, volvió a prosperar después de que en el año 2013 el presidente ruso, Vladimir Putin, mostrase al mundo una fotografía jugando en la nieve con su nueva mascota. Procede de Japón, y se trata de un perro de talla grande, con cabeza peluda y ancha, y de cuerpo fuerte y musculoso.

    Tiene un carácter reservado y silencioso, permanecerá impasible en situaciones irritantes, de poca importancia. En la relación con otros perros podría asumir el papel dominante, pero no buscará enfrentamiento a no ser que haya sido retado anteriormente.

    Con sus dueños es cariñoso, leal y protector. Tendrá un carácter amistoso con las personas en general a no ser que demuestren malas intenciones. Es una raza que no ladra a no ser que tenga una buena razón. Toma especial importancia su instinto protector hacia la familia y sus pertenencias.