Un instante del polémico pregón pronunciado desde la Praza do Toural
Un instante del polémico pregón pronunciado desde la Praza do Toural - Concello de Santiago

Las confesiones lamentan «tolerancia» de la sociedad al «escarnio público» de los sentimientos religiosos

Judíos, católicos, musulmanes y evangélicos lamentan «el espectáculo bochornoso» de los carnavales en los que se ofende a «Jesús, María y los textos bíblicos»

MadridActualizado:

Por segunda vez en los últimos tres años, las principales confesiones religiosas presentes en España emitieron este martes un comunicado conjunto para llamar la atención sobre el «escarnio público» al que son sometidos los sentimientos religiosos especialmente durante las fiestas de carnaval.

Aunque la nota no hace ninguna mención a ningún caso concreto, el ofensivo pregón pronunciado la semana pasada por el humorista Carlos Santiago en la capital gallega fue el detonante que llevó a la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (Ferede) a tomar la iniciativa y proponer al resto de confesiones mayoritarias el borrador de esta nota, que se hizo pública este martes.

El texto, firmado por la Federación de Comunidades Judías, la Conferencia Episcopal Española, la Comisión Islámica y Ferede, denuncia que las ofensas contra los sentimientos religiosos «aún gozan en nuestro país de una tolerancia social incomprensible» a diferencia de otros actos o discursos discriminatorios y de odio por razones de raza, origen, sexo, ideología política u orientación sexual. «Hemos conseguido desarrollar una sensibilidad social compartida que señala, excluye y ya no tolera tales comportamientos», sin embargo, «no sucede lo mismo con la discriminación o delitos de odio por motivos religiosos», asevera la nota.

Estas confesiones lamentan que pese a todo el camino avanzado «hacia la convivencia en libertad y en paz», en España «se profanan templos y símbolos; se hace burla y escarnio público de los referentes más sagrados de la fe religiosa de millones de personas, con total impunidad y tolerancia». Según recuerdan, así ha vuelto a ocurrir en los pasados carnavales, con «espectáculos bochornosos» cargados de «provocaciones» contra las personas de «Jesús, María y los santos de los textos bíblicos». También consideran que estas ofensas no se hubieran admitido «si hubieran sido dirigidas contra los sentimientos o valores compartidos de otros colectivos».

No es la primera vez que las confesiones religiosas mayoritarias se unen para denunciar este tipo de hechos. En marzo de 2016 alzaron por primera vez su voz de manera conjunta para lamentar una versión blasfema del Padrenuestro recitado durante la entrega de premios Ciudad de Barcelona.

Como en aquella ocasión, el objetivo del mensaje hecho público este martes es recordar a la ciudadanía que la libertad de expresión «no puede ser una barra libre». Según pudo saber ABC, el acuerdo alcanzado entre católicos, evangélicos, musulmanes y judíos fue «fácil en el contenido y en el espíritu», ya que «los ataques a la libertad religiosa afectan a un derecho fundamental de las personas».

La Asociación de Abogados Cristianos ha decidido llevar el caso a los tribunales por la vía penal. Según explicó a ABC la presidenta de esta asociación, la letrada Polonia Castellanos, la demanda se basa en un supuesto delito contra los sentimientos religiosos del que sería responsable inmediato el humorista Carlos Santiago. Pero también reclaman al juzgado que recabe las declaraciones públicas realizadas por el alcalde Martiño Noriega en relación con este asunto, ya que consideran que algunas de sus manifestaciones apuntarían a que él conocía el pregón por anticipado y, de ser así, eso podría derivar en una acusación contra él por colaborador o cooperador en la presunta comisión de un delito.

Ridiculizar a la Virgen

El pregón, pronunciado por el humorista se refirió a «los huevos» del Apóstol, ridiculizó a la Virgen del Pilar y vinculó el relato a alusiones sexuales. El pregón formó parte del acto inaugural del Carnaval compostelano que el Ayuntamiento financió con 2.500 euros.

Todas las confesiones religiosas mayoritarias presentes en España han sido víctimas del escarnio en los últimos años. En 2016 se registraron 208 agresiones contra la libertad religiosa, frente a los 187 del año anterior. En el 70 por ciento de los casos, la Iglesia católica fue el blanco, según el último informe del Observatorio de Libertad Religiosa y de Conciencia (OLRC). La comunidad judía sufrió siete agresiones, mientras que los musulmanes fueron víctimas de 12.