Una madre ayuda a su hija con los deberes
Una madre ayuda a su hija con los deberes - FOTOLIA

La conciliación laboral, entre los criterios más importantes para escoger un trabajo

El 45% de la población considera que es el factor más influyente, a pesar de ser un aspecto en el que España está aún a la cola de Europa

MadridActualizado:

La conciliación laboral con la vida privada se cuela entre las principales preocupaciones de los españoles a la hora de escoger un trabajo. El 45% de la población cree que es uno de los aspectos más importantes a la hora de elegir una compañía, según un informe elaborado por la empresa de recursos humanos Randstad.

Sería el factor determinante para elegir una empresa para más de dos millones de profesionales en España, sobre todo, para las personas con educación universitaria. «Hasta ahora no habría sido un criterio para elegir, pero sí para abandonar el trabajo, especialmente las mujeres», asegura Mireia las Heras, profesora de dirección de personas del IESE y experta en conciliación del Centro Internacional Trabajo y Familia.

Entre las causas detrás de este incremento de la importancia que conceden cada vez más los españoles a la conciliación, la profesora destaca que también estaría el aumento de la esperanza de vida, que provoca que las familias no solo tengan que cuidar de sus hijos, sino de las personas mayores.

España destina un 1,31% del PIB a la familia frente al 2,2% de la media europea, según el último informe «Evolución de la Familia en España 2016» elaborado por el Instituto de Política Familiar (IPF). Destacan que España es el estado de toda la Unión Europea que menos ayuda y protege a la familia. La conciliación «sigue siendo una asignatura pendiente» en nuestro país, que queda muy alejada de Europa en esta materia. «Hablar de conciliación de la vida familiar y laboral es hoy aún una utopía», concluye el informe.

Las Heras destaca que esta brecha entre España y Europa se debe ante todo a un problema de mentalidad. «Seguimos anquilosados en que se necesita una presencia en el trabajo», expresa. Pero el mundo ha cambiado y los avances permiten, en muchos casos, hacer el mismo trabajo en casa que en la oficina. «Falta apertura para el cambio. Estamos aún en las jornadas de 40 horas. Lo que hacemos es un ranking de horas de trabajo», señala, cuando lo que se debería tener en cuenta es que «la contribución del trabajador fuese lo mayor posible».

España destina un 1,31% del PIB a la familia frente al 2,2% de media de Europa
España destina un 1,31% del PIB a la familia frente al 2,2% de media de Europa- FOTOLIA

Según otro informe elaborado por el Instituto de Política Familiar (IPF), solo una de cada nueve españoles (el 11,9%) tiene un horario flexible. España el segundo país de la UE con menor flexibilidad laboral, solo por detrás nuestros vecinos lusos. La mayoría de trabajadores (9 de cada 10) quieren una jornada continua por la mañana. Sin embargo, solo tres de cada 10 tiene una jornada continuada por la mañana. Además, el teletrabajo en España es prácticamente inexistente. Tan solo 7 de cada 100 trabajadores ocupados usan el teletrabajo.

Respecto al cambio del huso horario, Las Heras señala que podría facilitar el «un cambio de mentalidad», pero que no se trata de un factor fundamental. La profesara asegura que el cambio del horario de la televisión o una regulación para modificar la jornada de trabajo en las empresas serían igualmente medidas efectivas para un balance entre la vida laboral y familar. «Que el 'Prime time' televisivo sea tan tarde va en contra de la conciliación», expresa.

Permisos de paternidad cortos

Otro de los aspectos que más influyen en conciliación laboral y familiar es el permiso de maternidad. La legislación española contempla 16 semanas (4 meses) de baja desde el nacimiento del bebé (6 semanas para su recuperación tras el parto y 10 semanas para el cuidado del recién nacido). Un plazo que Las Heras considera «ridículo». En los países de la Organización Europea para la Cooperación Económica (OECE) la media es de 20 semanas.

Además, la diferencia en la baja de paternidad entre hombres y mujeres es muy amplia en España. Al padre solo le corresponden 15 días (dos semanas). Aunque en este caso, solo cinco países (Eslovenia, Finlandia, Islandia, Lituania y Portugal) ofrecen periodos de licencia que superen las dos semanas.

Por otro lado, muchas trabajadoras sufren presiones en su empresa al quedarse embarazadas. El conocido como «mobbing» maternal es una lacra laboral que impide tener los hijos que se desea ya que peligra el puesto de trabajo de la madre. Según el mismo informe, el 18% de las trabajadoras embarazadas sufre presiones por su empresa debido a su maternidad; el 16% de las trabajadoras son acosadas por reclamar los derechos que por maternidad les corresponde. Además, cerca del 25% de las trabajadoras embarazadas de entre 18 y 25 años acaban siendo despedidas.