Sociedad

La «clínica de los extranjeros» de Mallorca cumple su primer centenario

La Clínica Juaneda abrió sus puertas en Palma en 1917 y desde entonces ha sido testigo y partícipe de algunos de los grandes cambios experimentados en la isla a lo largo del último siglo

El doctor Juaneda
El doctor Juaneda - ABC
JOSEP MARIA AGUILÓ Palma De Mallorca - Actualizado: Guardado en: Sociedad

«Para quien conozca el estado actual de la cirugía aséptica, huelga este prólogo. Va dirigido a los que no son técnicos; a los que no saben lo que es una verdadera clínica; a los que creen que una clínica es una casa de huéspedes o un hotel más o menos cómodo y lujoso, donde se hacen las operaciones; a los que no comprenden las múltiples precauciones que deben preceder y acompañar a una operación aséptica. Los tiempos en que el cirujano cogía los instrumentos del bolsillo de su bata durante el acto quirúrgico y los lavaba después, están muy lejos».

Con esas palabras se iniciaba el manual que el doctor Onofre Juaneda (1881-1935) escribió poco después de haber inaugurado en Palma la pequeña clínica que llevaba su propio apellido. Corría el año 1917, el mismo de la Revolución Rusa, el Milagro de Fátima o el Nobel de la Paz al Comité Internacional de la Cruz Roja. En el transcurso de su historia posterior, la Clínica Juaneda sería conocida durante décadas como la «clínica de los extranjeros», por la asistencia que daba mayoritariamente a turistas y visitantes del Viejo Continente. Por sus estancias y pasillos era casi más habitual oír hablar entonces en inglés, alemán, francés, sueco o italiano, que en castellano o mallorquín.

Aquella pionera clínica celebra ahora su primer centenario, reconvertida hoy en el mayor grupo de atención sanitaria privada de Baleares. Un total de cinco hospitales —tres en Mallorca y dos en Menorca—, más de cincuenta centros médicos o de urgencias, un centro de reproducción asistida o el Juaneda Sport Health, ubicado en el Rafa Nadal Sports Centre de Manacor, conforman en 2017 el Grupo Juaneda, que preside el doctor Juan Alguersuari Bes.

«Un siglo de innovación»

Pero volvamos de nuevo al principio. La preocupación por la asepsia en la cirugía, por la higiene, por la esterilización, por la evitación de posibles infecciones postoperatorias definieron esencialmente el sentido del proyecto puesto en marcha por el doctor Juaneda. Licenciado en Medicina en 1904 por la Universidad de Barcelona y especializado en cirugía en París en 1907, cuando regresó a Mallorca pudo hacer realidad su sueño en una finca ubicada en la barriada de Son Españolet, que entonces formaba parte del extrarradio de Palma. La capital balear era en aquellas fechas una pequeña ciudad de provincias de apenas 64.000 habitantes. En la actualidad, supera los 400.000 y es la octava ciudad de España en número total de residentes.

A lo largo de los últimos cien años, la Clínica Juaneda ha sido testigo y también partícipe de algunos de los grandes cambios que ha experimentado Mallorca de manera progresiva. Cabe recordar, por ejemplo, que unos pocos meses antes de la apertura de la clínica se había fundado en 1916 el Alfonso XIII Foot-Ball Club —que con los años pasaría a ser el Real Mallorca— o que Palma había pasado a contar con su primer tranvía eléctrico, que tenía una de sus paradas cerca del lugar. Otro hecho destacable es que a lo largo de 1917 la capital balear tuvo hasta tres alcaldes diferentes, Jaume Suau, Nicolau Alemany y Francesc Rover. La inestabilidad política en España no parece ser sólo cosa de los tiempos actuales.

El primer reportaje sobre la nueva clínica palmesana sería publicado ya en diciembre de 1917, en la revista quincenal ilustrada «Baleares», muy popular en aquella época. «La Clínica Juaneda representa para Mallorca un gran progreso, y de ello debemos mostrarnos satisfechos todos, ya que viene a llenar un vacío que se dejaba sentir desde hace mucho tiempo», se destacaba. Posteriormente, en julio de 1923, apareció en la misma revista un nuevo reportaje sobre Juaneda, en el que se dejaba constancia de la primera reforma llevada a cabo en la clínica. «Puede competir con cualquiera de las del continente y extranjero», recalcaba el texto.

«Un paraíso de 1923»

Los tiempos estaban cambiando, y no sólo en el ámbito de la medicina. En aquel número de «Baleares» de 1923 se anunciaba, por ejemplo, que el Hotel Mediterráneo de Palma contaba con «agua corriente caliente y fría» o que Casa Marroig era la primera tienda de las Islas en la que se podían adquirir «a plazos» toda clase de artículos. «Indudablemente, Mallorca de unos años a esta parte se ha vuelto cosmopolita», escribió entonces el periodista Ernesto Dethorey.

Fue también en aquellos años cuando grandes creadores como Rubén Darío, Gertrude Stein, Jorge Luis Borges o Robert Graves descubrieron lo que ellos definieron como un pequeño paraíso o cuando el turismo empezó a ser cada vez más relevante económicamente en la isla mayor del Archipiélago. La eclosión turística tendría lugar unas décadas después, a partir de finales de los cincuenta.

En ese momento, la Clínica Juaneda empezó a centrarse en atender de manera progresiva a los visitantes que llegaban a Mallorca y que podían necesitar atención médica. Por ese motivo, se contrató personal que hablaba perfectamente inglés o alemán y que ejercía de intérprete entre los pacientes y el personal sanitario. Todo ello supuso una verdadera innovación en aquella época. De ese modo, como se ha señalado ya, Juaneda empezó a ser conocida cariñosamente como la «clínica de los extranjeros», apelativo que si bien tenía un gran fondo de verdad, no reflejaba el hecho de que también se empezaba a atender cada vez más a los residentes en la isla.

«El equipo humano de la Clínica Juaneda está compuesto por gente de diferentes nacionalidades, que hace que nos enriquezcamos profundamente como compañía, pero también que seamos capaces de atender igual, y no sólo desde un punto de vista idiomático, sino cultural, a un inglés, un español, un alemán o un sueco», recordaba el doctor Alguersuari en una reciente entrevista.

El presidente del grupo recalcaba también su apuesta por «la excelencia profesional». A ello habría que añadir el trato al paciente como si fuera el familiar más querido. «Y eso es mucho más que tratarlo con cariño, es escucharlo para saber qué es lo que quiere, cuáles son sus necesidades y entenderlas como una oportunidad de mejora», explicaba Alguersuari. «Por último, pero igual de importante, está la inversión en tecnología. En la Clínica Juaneda apostamos por la innovación continua, incluso de aparatos que por sí mismos quizás nunca serían rentables», concluía. En ese sentido, la red asistencial que preside ha pasado a ser hoy una referencia de algunas especialidades quirúrgicas y médicas en Baleares.

En la actualidad, son los residentes isleños quienen utilizan de manera mayoritaria los servicios que ofrece la clínica, si bien cuando uno acude hoy a ella no resulta nada extraño que oiga hablar aún en varios de los principales idiomas europeos. Los tiempos siguen cambiando, pero el espíritu de modernidad, innovación médica y trato cercano con el que hace un siglo se puso en marcha la Clínica Juaneda todavía hoy pervive y se mantiene.

Toda la actualidad en portada

comentarios