Las claves del juicio al Prenda y su manada

Las filtraciones interesadas permiten dibujar lo sucedido en la Sala de Vistas a pesar de celebrarse a puerta cerrada

PAMPLONAActualizado:

El pasado viernes se cruzó el ecuador del juicio más mediático del año en España, el que debe valorar si cinco jóvenes sevillanos violaron durante los Sanfermines de 2016 a una joven madrileña de 18 años o fue sexo consentido. El tribunal de la Sala Segunda de la Audiencia de Navarra trató por todos los medios de preservar la identidad y aspecto tanto de la víctima como de los cinco acusados, conocidos como La Manada, el nombre de su grupo de whatsapp. Para ello decretó el «juicio a puerta cerrada», algo que dificultaba y mucho la labor de los periodistas. Sin embargo, la filtración de informaciones interesadas por las partes implicadas permiten hacer un dibujo de lo que se ha tratado durante las cinco sesiones en la sala 102 de la Audiencia de Navarra.

El martes, la víctima, una joven madrileña que en el momento de los hechos tenía 18 años, declaró por espacio de casi cuatro horas. En su declaración, la joven reconoció que en ningún momento dijo «no» cuando los acusados realizaban las prácticas sexuales. Trató de explicar que esto se debió a que se quedó en estado de shock sin capacidad de reaccionar, por lo que optó por cerrar los ojos y desear que todo terminara cuanto antes. También reconoció que los jóvenes no emplearon la fuerza para introducirla en el portal donde se produjo la supuesta violación múltiple, aunque sí la agarraron.

¿Cuándo declararán los acusados?

Los acusados no declararán hasta el próximo miércoles, por lo que el resto de intervenciones en el juicio corrieron a cargo de policías y testigos. Entre éstas, destacan las de la pareja que encontró a la madrileña en un banco de la avenida de Carlos III de Pamplona nada más sufrir la presunta agresión. Recordaron que sus primeras palabras fueron acerca de su teléfono móvil y solo cuando la chica que la encontró le preguntó si la habían agredido sexualmente, la madrileña respondió que sí. Sin embargo, las declaraciones de los policías municipales que atendieron a la chica a la llamada de la pareja aseguraron que la encontraron «en estado de shock» y que «ni fingía ni mentía».

También se han conocido las impresiones del vigilante del hotel al que La Manada, junto con la víctima, acudieron en busca de habitación. Los cinco le dijeron claramente que «buscamos una habitación por horas o de toda la noche para follar». El empleado reconoció que la joven se encontraba a dos metros de distancia de los supuestos agresores, y duda si pudo escuchar estas palabras, aunque era cierto que para esa hora ya había terminado la verbena.

¿Cuál ha sido la prueba más polémica del juicio?

La principal polémica del juicio ha sido la aceptación como prueba del informe realizado por unas detectives sevillanas. Éstas realizaron a la víctima un seguimiento por las redes sociales para demostrar que la víctima no sufría ningún trauma postraumático. Para ello aportaron fotografías de la joven disfrutando con sus amigas. Incluso, el tribunal admitió una foto más para este informe el primer día de juicio. En esta foto se veía a una joven con una camiseta con un mensaje obsceno. No era de la víctima, pero sí había sido distribuida por ella. Grupos feministas pusieron la voz en grito por admitir este informe. Consideran que se trata de una intromisión en la vida privada de la joven y que se intenta impedir que la víctima trate de superar el trauma llevando una vida lo más normal posible.

Se ha hablado menos de que los acusados , uno de ellos apodado El Prenda, tienen un historial de coqueteo con las drogas, la violencia o los abusos sexuales.

¿A quién pertenecián los vídeos que se borraron?

Otra de las polémicas giró en torno a la existencia de unos vídeos que habían sido borrados del teléfono móvil de uno de los acusados, el guardia civil. En un principio se negó la existencia de esos vídeos. Pero el jueves, los abogados de la defensa reconocieron que había «archivos borrados». Estos vídeos fueron grabados «hacia las cuatro, cuatro y media» de la madrugada de la presunta agresión y fueron borrados en el intervalo de dos horas que hubo entre el momento en que fueron identificados y tuvieron conocimiento de que se les investigaba por una agresión sexual y el momento en que fueron detenidos.

¿Por qué la semana que viene es tan importante?

La próxima semana se inicia con un momento clave, el visionado de las pruebas periciales entre las que se encuentran los vídeos que no borraron y en los que se ve la presunta agresión sexual. El miércoles es uno de los días más esperados del juicio ya que es cuando los cinco acusados declararán ante el tribunal. Las conclusiones se conocerán el viernes 24.