Xavier Pericay
Xavier Pericay - Cs

Ciudadanos quiere saber si los altos cargos de Baleares tienen o no el certificado de catalán

El portavoz parlamentario de la formación naranja, Xavier Pericay, ha dicho que «lo que uno no tiene» no se lo puede exigir a los demás

Palma de MallorcaActualizado:

El portavoz de Cs en el Parlamento balear, Xavier Pericay, ha anunciado este lunes que ha registrado en la Cámara autonómica una solicitud de información para saber cuántos altos cargos de la Comunidad tienen el certificado de lengua catalana. «Es una cuestión de ejemplaridad, pues lo que uno no tiene no se lo puede exigir a los demás», ha afirmado Pericay.

«Una vez obtenida la respuesta, desde Cs exigiremos que esta certificación de nivel figure en la página web correspondiente para que cualquier ciudadano pueda saberlo», ha añadido el portavoz de la formación naranja.

Esta petición se produce cuando está a punto de ser aprobado en el Archipiélago el decreto que regulará el conocimiento de catalán que deberán tener los médicos, enfermeros y auxiliares que deseen trabajar en la sanidad pública isleña.

Los dos únicos requisitos que quedan pendientes para la entrada en vigor de dicho decreto son la elaboración de un dictamen —no vinculante— por parte del Consejo Consultivo y su aprobación por parte del Ejecutivo que preside la socialista Francina Armengol. En la presente legislatura Armengol gobierna con el apoyo directo de MÉS por Mallorca y el aval parlamentario de Podemos y de MÉS por Menorca.

Un polémico decreto

Cabe recordar que el primer borrador del decreto, que finalmente fue desechado por Armengol, establecía que la lengua cooficial sería un requisito para auxiliares, enfermeros y médicos que se presentasen a oposiciones. Además, los auxiliares deberían acreditar el nivel B1 —básico—, mientras que médicos y enfermeros deberían tener el nivel B2 —avanzado— para poder optar a una plaza en la sanidad pública. La gran oposición sindical y social a ese primer borrador forzó al PSOE y a MÉS por Mallorca a redactar un segundo texto, más rebajado en cuanto a las exigencias lingüísticas.

Ese nuevo texto, que es el que finalmente se aprobará ahora, establece que se podrá presentar a oposiciones cualquier profesional sanitario, aunque no tenga hoy la preceptiva titulación lingüística, que deberá conseguir en un plazo de dos años una vez obtenida la plaza. Si transcurrido ese tiempo dicho profesional no pudiera acreditar un nivel básico de catalán, el decreto reconoce en su artículo séptimo que esa persona no perderá su plaza, pero añade que no podrá participar en procesos de movilidad ni acceder al complemento de carrera profesional.

El contenido del citado artículo ha generado dudas en estos últimos días tanto en el Consejo Consultivo de Baleares como en el Gobierno central. De hecho, el Ejecutivo que preside Mariano Rajoy anunció la pasada semana su intención de recurrir el decreto autonómico en caso de que finalmente sea aprobado en los términos en que ha sido anunciado en estas últimas semanas por el Govern.

El decreto en su conjunto cuenta con el rechazo del PP, Cs y Actúa Baleares. Además, la nueva entidad cívica Mos Movem (En Marcha) ha expresado también su oposición a la futura norma lingüística y ha impulsado ya dos manifestaciones, una en Menorca y otra en Mallorca, bajo el lema «Los idiomas no salvan vidas». En estos momentos, Baleares es la única comunidad de España que exige el conocimiento de la lengua cooficial en la sanidad pública.