Día de la Bicicleta en Toledo
Día de la Bicicleta en Toledo - LUNA REVENGA

Circular por el carril bici supone respirar la mitad de contaminación que por la calzada

Un estudio de la Universidad de Navarra demuestra la conveniencia de separar los coches de las bicicletas

PamplonaActualizado:

El ciclista que circula por un carril bici puede respirar hasta la mitad de contaminación que el que lo hace por la calzada junto con los coches, según un estudio realizado en Pamplona por la Universidad de Navarra.

El estudio Life+Respira ha demostrado que separarse tan sólo 1,5 metros de los coches supone que el ciclista respira un 30% menos de hollín, uno de los principales contaminantes de las emisiones de los coches. Si se compara con lo que el ciclista respira si circula por medio de la calzada, esta reducción se incrementa hasta el 50%, según dicho estudio.

También las zonas verdes ayudan a descontaminar el aire de las ciudades y, por tanto, de los ciclistas. Según este estudio, los setos que separan la calzada de los carriles bici reduce entre un 7 y un 21% la contaminación del aire en las vías para ciclistas.

Para el coordinador del estudio, Jesús Miguel Santamaría, «esto apunta hacia la conveniencia de separar el tráfico de coches y bicicletas».

El estudio Life-Respira se ha realizado de forma experimental en Pamplona. Ha dibujado un mapa de la ciudad con las áreas más contaminantes según los distintos horarios y las condiciones meteorológicas. Sin embargo, desde la Universidad de Navarra esperan poder realizar el mismo estudio en otras ciudades europeas.

Para elaborar este análisis, 200 ciclistas voluntarios han portado durante dos años unos analizadores cuyas mediciones se han ido transmitiendo a una gran base de datos que se depositará en la infraestructura europea EUDAT para uso público.

Los resultados de este estudio son preliminares ya que los ciclistas han aportado más de 50 millones de datos que todavía se están estudiando en profundidad. Una vez analizados todos los datos, se podrán aportar conclusiones más precisas que las obtenidas hasta ahora.

Junto con la Universidad de Navarra, participan en el estudio el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT), la empresa pública Gestión Ambiental de Navarra (GAN-NIK) y Pavimentos de Tudela, este último como cofinanciador. Colaboran además el Ayuntamiento de Pamplona, la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona; así como la empresa Oraintxe y la Asociación de Medios de Transporte Saludable (AMTS), que prestan apoyo para la caracterización de la movilidad ciclista y para la recogida de datos.