FOTOS: INÉS BAUCELLS

Cataluña, en pie de guerra por el modelo «low cost» de las ambulancias

Médicos, enfermeras y técnicos denuncian que el nuevo dispositivo de emergencias, que separa al médico de las ambulancias, ya ha tenido «consecuencias fatales»

BarcelonaActualizado:

Ambulancias con pacientes que esperan hasta tres horas para poder entrar en el hospital, enfermos que llegan con retraso a su sesión de diálisis porque se demora el transporte sanitario y paradas cardiorespiratorias con desenlance fatal porque la ambulancia acude sin médico... Facultativos, enfermeras y técnicos sanitarios del Servicio de Emergencias Médicas (SEM) de Cataluña llevan meses denunciando que el nuevo modelo «low cost» de ambulancias impulsado por la Generalitat y que entró en vigor a comienzos de año, «no funciona» y «ya está teniendo consecuencias graves».

El nuevo SEM catalán generaliza el denominado modelo VIR (Vehículo de Intervención Rápida), un turismo en el que viaja un médico y un técnico sanitario pero no está capacitado para transportar pacientes, en detrimento, según denuncian los sindicatos, «de las ambulancias medicalizadas, en las que se desplaza un médico, una enfermera y un técnico; y también las básicas, que son las mayoritarias y llevan dos técnicos».

Los sindicatos aseguran que el nuevo dispositivo es «inviable» y «menos racional» que el anterior proque «envía a una misma emergencia a varios equipos porque los profesionales, por separado, no pueden resolverla». La dirección del SEM lo niega y asegura que el nuevo modelo «hace un uso más eficiente de los recursos» y supone un incremento de la flota de vehículos y de facultativos. «La flota ha aumentado pero la cobertura general sobre el territorio ha disminuido porque en paralelo se han cerrado unidades de 24 horas y se ha reducido la cobertura horaria», denuncia el sindicato Médicos de Cataluña (MC).

En espera de la ambulancia

Los profesionales de las emergencias se quejan de que los facultativos, al desplazarse por su cuenta y no en ambulancia, no pueden trasladar a un hospital a los pacientes, si lo requieren, y eso «hace que dependan de la llegada de la ambulancia y se demore la asistencia en conjunto». La situación se complica, y mucho, según afirman, si se trata de territorios como Gerona o Terres de l’Ebre (Tarragona), donde la superficie que deben cubrir los galenos con su vehículo (VIR) para llegar a una urgencia es mucho más extensa. Además, el número de hospitales por metro cuadrado «se reduce drásticamente con respecto a áreas como Barcelona», donde el modelo VIR sí resulta operativo.

«En ocasiones no llegamos a tiempo y cuando estamos allí no podemos trasladar al paciente. Eso está pasando y ya ha tenido consecuencias fatales», denuncia en declaraciones a ABC el técnico sanitario Arturo Giménez, del sindicato Sindi.Cat enTerres de l’Ebre.

«Ya está costando vidas»

Portavoces de MC y del citado sindicato de técnicos, aseguran que, más allá de ser «ineficaz» y «poco racional», la aplicación de este nuevo dispositivo de emergencias «ya está costando vidas». La plataforma «Salvemos las ambulancias» da detalles en su blog sobre la muerte de un paciente en Deltebre como consecuencia, segúndenuncia, de la «ineficiencia» del modelo. El caso le consta a todas las centrales y también a la dirección del SEM. Según detalla la citada plataforma, el pasado 29 de enero un hombre que se encontraba en el mercado de esta localidad tarraconense sufrió un fuerte dolor torácico cuando faltaban pocos minutos para las 10.00 horas. «El 112 activó la ambulancia de Amposta a las 09.55 horas, ya que la de esta población se encontraba cubriendo otro servicio», aseguran en el blog. Los profesionales llegaron, según denuncia la plataforma, a las 10.07 horas, doce minutos después de la activación de la ambulancia y allí se encontraron con el equipo médico del ambulatorio de Deltebre que se había desplazado al lugar y estaban practicándole maniobras de reanimación. A los pocos minutos llegó la ambulancia medicalizada de l’Aldea, que se sumó a las tareas. Por último, 15 minutos después de la llegada de la primera ambulancia, acudió el helicóptero del SEM, con base en Móra d’Ebre (Tarragona). En 15 minutos, se reunieron dos ambulancias, un equipo de primaria y un helicóptero pero, según denuncian los sindicatos, todos los esfuerzos fueron inútiles y el paciente falleció. Los profesionales se preguntan: ¿Hubiera pasado lo mismo si hubiera estado operativa la ambulancia de Sant Jaume d’Enveja?. Los directivos del SEM tienen claro que sí. Los trabajadores creen lo contrario.

El Real Decreto Prescripción, otro obstáculo

Otro obstáculo importante que impide la eficiencia del nuevo sistema es, según explican los trabajadores de las emergencias, que las enfermeras, en virtud del Real Decreto de Prescripción, no pueden prescribir y necesitan la autorización de un facultativo.

«Llega una ambulancia con un técnico y una enfermera y no se puede prescribir nada al paciente. Del mismo modo, cuando acude un VIR a una emergencia, el médico llega sin enfermera y le toca hacer cosas que hasta ahora eran tarea exclusiva de las enfermeras y les dificulta enormemente su tarea», denuncia en declaraciones a ABC Fernando Miguélez, secretario general de Sindi.Cat. David Gràcia, facultativo del Hospital de Palamós (Gerona), da fe de ello. «Ahora nos toca colocar vías y, sinceramente, siempre lo han hecho las enfermeras y nos cuesta mucho. Con el nuevo modelo nuestras condiciones laborales han empeorado y eso se traduce en una mala asistencia», denuncia el médico del sindicato Metges de Catalunya (MC).

«Han desmantelado la mayoría de las ambulancias medicalizadas, las llamadas Unidades de Soporte Vital Avanzado (SVA), en las que trabajaba un médico, un enfermero y un técnico, prescindiendo de la figura del facultativo; se han creado los VIR, en los que va un galeno y un técnico pero no pueden trasladar pacientes y eso ha perjudicado notablemente la asistencia», asegura Gràcia en declaraciones a ABC. A juicio del facultativo, que ha trabajado con los dos modelos, la nueva estructuración del transporte urgente es «peor que el anterior porque los profesionales llegan por separado a las emergencias y no se actúa con tanta rapidez y eficiencia».

Más territorio descubierto

«Acuden a una misma emergencia varias unidades, a diferentes tiempos, lo que hace que, mientras, se dejen descubiertas otras zonas y eso, además de suponer un malbaratamiento de recursos, es peligroso», añade el médico. Asegura que desde que empezó a aplicarse el nuevo dispositivo de emergencias, en la zona del Baix Empordà, «en ocho de las diez paradas cardiorrespiratorias que se han atendido el médico ha llegado tarde». Gràcia se queja también de la limitación de la cobertura durante la etapa estival en zonas emimentemente turísticas como Palafrugell o L’Estartit (Gerona).

Este sindicato ha reclamado insistentemente a la Generalitat que frene el modelo y ha pedido al Síndic de Greuges (defensor del pueblo catalán) que tome cartas en el asunto. Asimismo, ha propuesto a la Generalitat que «elabore un plan global de reordenación de la asistencia urgente». El sindicato Sindi.Cat entregótambién al Síndic el pasado viernes 12.000 firmas contra el nuevo modelo del SEM.

Al gobierno catalán le ha costado admitirlo pero ya asume que el cambio en el modelo de emergencias no está teniendo el resultado esperado. El propio consejero de Salud, Antoni Comín, reconocía esta misma semana en el Parlament que «el modelo ha registrado incidencias», sobre todo en el área sanitaria de Gerona, y anunció que su departamento investigará y, «actuará con contundencia» si se constatan irregularidades. De hecho, fuentes próximas al departamento, dan por sentado que habrá cambios en el dispositivo, aunque aseguran que «se verán en función del alcance de los resultados de estos primeros meses de funcionamiento».

«Es más operativo y racional»

En plena polémica, el director general del SEM, Francesc Bonet, sigue, sin embargo, defendiendo el nuevo operativo de emergencias. Asegura que «es mucho más efectivo que el anterior porque racionaliza la asistencia y evita duplicidades», lo contrario a lo que opinan los sindicatos. Respecto a que supone un ahorro con respecto al anterior, tal como afirman los profesionales, Bonet también lo desmiente con cifras. «Se ha aumentado la cifra de vehículos y también se ha contratado a más médicos», afirma en declaraciones a este diario. Según estadísticas facilitadas por el SEM, con el antiguo modelo de emergencias, había un total de 405 vehículos (47 ambulancias con médico, enfermera y técnico -SVAm-; 19 con enfermera y técnico -SVAi-; tres vehículos con médico y técnico -VIR-, y 336 ambulancias básicas -SVB-, con dos técnicos), mientras que con el actual contrato hay un total de 414 vehículos (36 SVAm, 31 SVAi, 18 VIR y 329 SVB), lo que supone un incremento de nueve vehículos en total. Alos sindicatos no les cuadran las cifras. «Según la consejería en Terres de l’Ebre solo hemos perdido una ambulancia básica y hemos ganado un VIR cuando en realidad hemos perdido tres ambulancias básicas, una en L’ Ametlla de Mar, otra en Sant Jaume de Enveja y otra en Amposta, las dos últimas cubrían las 12 horas nocturnas», afirma Arturo de Sindi.Cat.

Con el primer balance en mano, el director general del SEM explica que «en el 21% de las actuaciones del VIR, el médico resuelve la asistencia in situ, sin necesitar ningún traslado del paciente. Y en el 67% de actuaciones donde interviene y se traslada al paciente, lo hace una unidad de apoyo vital, quedando el VIR operativo para otra emergencia». No obstante, a juicio de los sindicatos, las cifras del SEM constatan la base de sus denuncias. «Se han perdido once ambulancias medicalizadas y se han ganado 15 VIR, está claro que han sacado el médico de las primeras y lo han puesto en el vehículo de intervención rápida, y eso, de entrada, ya es un error», aseguran. «Ganamos coches, que es vistoso, pero se reducen horas de cobertura en territorios y eso perjudica la calidad asistencial», denuncian.