Cataluña aumenta sus másteres en castellano para atraer a alumnos extranjeros

Las clases en español pasan del 20 al 26%, mientras descienden las de inglés y catalán

BarcelonaActualizado:

La universidad catalana no está dispuesta a renunciar a su internacionalización por imperativo político. Mientras en las escuelas la inmersión lingüística impone el uso casi exclusivo del catalán en las aulas; en los campus, el castellano ha ido ganando peso en detrimento de la lengua autonómica y el inglés, especialmente en la oferta de másteres. Así lo revelan los datos del último Informe de Política Lingüística de la Generalitat, que analiza el impacto de las tres lenguas (castellano, catalán e inglés) en la oferta académica entre los cursos 2011-2012 y 2013-2014 (los últimos datos de los que se dispone).

Según el estudio, consultado por ABC, mientras en los grados la presencia del castellano se ha mantenido constante a lo largo de los tres cursos en la mayoría de las universidades públicas, en los másteres el uso del español se ha disparado. En el curso 2011-2012 suponían el 20,3 por ciento de las clases, mientras que en 2013-2014 han pasado a representar el 26,2, un aumento de más de seis puntos porcentuales. Este incremento de la lengua estatal ha sido en detrimento del inglés, la gran apuesta del sistema académico catalán, que ha pasado de ser la lengua de uso en el 18,4 por ciento de las clases (2011-2012) al 17 por ciento (2013-2014); y del catalán, que ha reducido su presencia del 61,3 al 56,8 por ciento.

Allanar el camino

Universidades como la Pompeu Fabra (UPF) o la de Barcelona (UB), de gran prestigio e impacto internacional, no han tenido reparos a la hora de potenciar el español en sus aulas para facilitar la llegada de estudiantes internacionales.

En la UPF se impartían en el curso 2013-2014, incluso, más másteres en castellano que en catalán (un 32,4 por ciento frente a un 27,4 por ciento). El aumento de las clases en español ha sido generalizado en las siete universidades públicas, con la única excepción de la Universitat de Lleida (UdL), donde la presencia del catalán sigue siendo hegemónica y el inglés se ha afianzado. Otra de las universidades en las que el castellano ha ganado terreno en los másteres es la UB. En el curso 2013-2014, el 33,4 por ciento de las clases se impartieron en esta lengua, frente al 21,9 por ciento del curso 2011-2012. Portavoces de la Universidad de Barcelona precisaron a este diario que «los másteres se han internacionalizado, hecho que explica tanto el aumento del castellano (por los alumnos de origen hispanoamericano) como también de la presencia del inglés».

Tesis y trabajos académicos

Por otro lado, en la Politècnica de Catalunya (UPC), que dispone de datos sobre la lengua de uso en las tesis y trabajos académicos, el castellano sigue teniendo un papel protagonista, con unas presencia muy superior al catalán.

La Generalitat justifica el aumento del español a la llegada de alumnos latinoamericanos

Según los últimos indicadores lingüísticos de la UPC, consultados por ABC, en 974 de las 2.284 tesis que se leyeron en el centro en el curso 2013-2014 la lengua de uso fue el castellano, mientras que el catalán solo se utilizó en 308 y el inglés en un total de 971. Por lo que respecta a trabajos académicos, un total de 8.580 se redactaron en la lengua del Estado, mientras que el inglés se utilizó en 2.483 trabajos y el catalán en 2.708. Fuentes de la Generalitat justifican el aumento del castellano en los másteres por «el elevado número de alumnos procedentes de países Latinoamericanos». Recuerdan, asimismo, que, a diferencia de los grados, en estos estudios, de un año de duración en general, hay «un mayor número de alumnos internacionales, más profesorado extranjero y se usan más las terceras lenguas».

La Generalitat reconoce que el régimen lingüístico en la enseñanza superior es más flexible que en Primaria o Secundaria y que, «aunque un estudio se oferte inicialmente en catalán, puede acabar impartiéndose en castellano si el profesor se siente más cómodo en esa lengua o hay más alumnado que la solicita, y lo mismo ocurre con el catalán».

«Acceso internacional»

Para seguir avanzando en su meta de internacionalización, el gobierno catalán se ha propuesto allanar al máximo el camino a los estudiantes de fuera, tanto comunitarios como extracomunitarios. El director general de Universidades, Lluís Jofre, anunció que a partir del próximo curso Cataluña abrirá un «acceso internacional» a estos estudios con el fin de promover que estudiantes procedentes de países que no forman parte de la UE se formen en las universidades públicas catalanas.

El peaje para este nuevo alumnado será costearse el 100% del precio del grado y del máster. En este sentido, a un joven de fuera de la UE que vaya a estudiar a Cataluña le supondrá entre 6.000 y 8.000 euros anuales formarse en el sistema público, mientras que a uno autóctono o europeo le cuesta unos 2.000 anuales de media. Esa vía directa para entrar en el sistema universitario catalán liberará a los estudiantes extracomunitarios de la Selectividad y podrán saltar directamente del Bachillerato al grado sin filtro previo, tal como indicó en recientes declaraciones el responsable de Universidades del Govern. El objetivo de la campaña del Govern para atraer a alumnos extracomunitarios es, según dijo Jofré, obtener «recursos adicionales» para las universidades de Cataluña.

Dinero adicional para becas

El secretario catalán de Universidades precisó que el dinero recaudado podría destinarse a becas para los alumnos catalanes o a mecanismos para atraer a estos estudiantes como préstamos, si bien se trata de una decisión que se deberá analizar con las universidades. Hasta ahora los estudiantes de fuera de la UE ya podían estudiar en los centros catalanes pero esta medida facilitará su entrada, puesto que convalidará titulaciones de Bachillerato sin que estos estudiantes tengan que hacer la Selectividad.