ABC

Cantabria elimina las vacaciones escolares de Semana Santa y Carnaval

El Ejecutivo de Revilla da una vuelta de tuerca al calendario para los alumnos que reinventó el pasado septiembre

SantanderActualizado:

El Gobierno PRC-PSOE ha dado otra vuelta de tuerca al polémico calendario escolar y los alumnos cántabros -que este curso estrenaron un reparto de las clases en cinco bimestres, con una semana de descanso cada dos meses lectivos- no tendrán este próximo 2017-2018 vacaciones por Semana Santa ni en Carnaval. El bipartito ha suprimido ambas fiestas, religiosas y laicas, que serán sustituidas por dos nuevos periodos vacacionales: cinco días a finales de febrero y otros tantos en el mes de mayo.

La propuesta de la Consejería de Educación saldrá adelante esta semana, previsiblemente a finales, en la mesa sectorial. Cuenta con el respaldo de los sindicatos y el visto bueno de los profesores de los centros públicos, no así en los concertados, donde los maestros no están de acuerdo con desligar las fechas de Pascua del calendario académico.

El departamento que dirige el socialista Ramón Ruiz ha llegado a un acuerdo con la Junta de Personal Docente -integrada por CCOO, UGT, STEC y ANPE-, a la que previamente planteó dos alternativas. En una de ellas -la que finalmente se aprobará- se obviaban ya las vacaciones de Semana Santa y Carnaval.

Un calendario diferente

Esta decisión constituye un paso más en el innovador calendario escolar que Cantabria implantó el pasado septiembre, al inicio del curso que está ahora a punto de concluir, de forma pionera en España. Se trata de un modelo que imita el de muchos países europeos, en el que desaparecen los tres trimestres tradicionales -con sus respectivas vacaciones: en Navidad, Semana Santa y verano- y se introduce en su lugar una semana de descanso cada dos meses de clases.

De esta forma, el curso se divide en cinco bimestres, separados por cuatro paradas y la estival, que en Cantabria se reduce a dos meses: julio y agosto. Y es que en la región la «vuelta al cole» se adelanta a la primera quincena de septiembre -al día 7 en Educación Infantil y Primera, al 12 en ESO y al 14 en Bachillerato- y las lecciones se estiran hasta finales de junio. Con esta fórmula, se mantienen los mismos días lectivos que en el resto de comunidades autónomas -175 en total-, pero distribuidos de diferente manera.

Para el próximo curso se prevé el primer descanso en otoño (del 30 de octubre al 5 de noviembre), seguido del habitual de Navidad (del 25 de diciembre al 7 de enero). Las novedades vienen en la tercera y cuarta parada, del 23 al 27 de febrero y del 16 al 22 de abril, esquivando así Carnavales (que en 2018 caen del 10 al 13 de febrero) y Semana Santa, que se celebra del Jueves Santo (28 de marzo) al Domingo de Resurrección (1 de abril). No obstante, estos últimos cuatro días, marcados en rojo en el calendario, no serán lectivos.

En clave política, el PP, principal partido de la oposición al Ejecutivo de Miguel Ángel Revilla, ha tachado de «ocurrencia» que se suprima del calendario escolar la Semana Santa, que determina también las vacaciones en muchas empresas, pues cada vez son más los padres que disponen de estos días para conciliar vida laboral y familiar.