La ONU calcula que la demanda de agua potable aumentará en un 50% antes de 2030

Actualmente una de cada nueve personas, unos 840 millones, carece de acceso directo al agua potable mientras que unos 2,3 billones, una de cada tres, carecen de facilidades de saneamiento, según un informe de la ONU

GINEBRAActualizado:

La demanda de agua podría dispararse durante los próximos años según un informe publicado esta semana, por Naciones Unidas (ONU), que prevé una aumento de la demanda en un 50%, antes de 2030. Actualmente, 2,1 billones de personas no tienen abastecimiento directo de agua potable ni tampoco existen, a nivel mundial, políticas adecuadas para resolver este problema.

Actualmente una de cada nueve personas, unos 840 millones, carece de acceso directo al agua potable mientras que unos 2,3 billones, una de cada tres, carecen de facilidades de saneamiento. Además, los problemas relacionados con el agua insalubre ocasionan la muerte de unos 2,6 millones de personas cada año la mayoría de las cuales son niños menores de cinco años.

El informe de la ONU enumera una serie de soluciones para facilitar el acceso a lo que el organismo llama «el oro azul». La más importante de entre ellas se refiere al tratamiento adecuado de las aguas contaminadas ya que el 80% de las mismas se vierten directamente en la naturaleza, sin tratamiento alguno, lo cual provoca la contaminación de ríos y océanos.

De acuerdo con la ONU, al menos un 10% de la población consume alimentos regados con aguas residuales y esto fomenta la transmisión de enfermedades como el cólera, la diarrea, la disentería, la hepatitits A, la fiebre tifoidea y la poliomielitis además de otras enfermedades tropicales como las lombrices intestinales, la esquistosomiasis y el tracoma.

Como cada tres años el Consejo Mundial del Agua (CMA) celebra durante esta semana, en Brasilia (Brasil), el octavo Foro Mundial del Agua, al que asisten numerosos jefes de Estado y empresarios de todo el mundo para debatir sobre el futuro del denominado «oro azul» e intentar encontrar soluciones a este grave problema que afecta a todos los países.

Este organismo prevé que antes de 2025 la mitad de la población mundial vivirá en zonas sometidas a lo que lo científicos denominan «estrés hídrico», y que en ellas sus habitantes se verán afectados por fenómenos climáticos extremos como pueden ser grandes sequías, inundaciones o altos niveles de polución los cuales afectarán a numerosas regiones del planeta.

«Soluciones grises»

El objetivo es el de promover opciones ecológicas o «verdes» en la gestión del agua, sobre todo las que se refieren a la protección de los ecosistemas que existen en las montañas, zonas húmedas, ríos y lagos que suponen una alternativa a opciones más tradicionales como la construcción de presas, para prevenir las inundaciones, o de plantas de tratamiento de agua insalubre.

Otra de las soluciones verdes preconizadas por la ONU es la reducción significativa del uso de pesticidas en la agricultura y el fomento de proyectos que introduzcan la biodiversidad en las ciudades, concepto que se declina sobre todo en Asia bajo el proyecto de « ciudades esponja » disminuyendo las superficies impermeables plantando árboles o jardines que absorban el agua.

Las inversiones en la gestión «verde» de las ciudades representa hoy entre el 1% y el 5% del total. Aunque el camino será largo, el proceso de cambio ya está en marcha y las «soluciones verdes», más lentas en dar resultados, serán con el tiempo las que prevalecerán frente a las llamadas «soluciones grises», que utilizan el cemento y no protegen el medio ambiente.