Cajetilla de tabaco con la advertencia seria sobre el empeoramiento de la salud por fumar, según la normativa de la Comisión Europea
Cajetilla de tabaco con la advertencia seria sobre el empeoramiento de la salud por fumar, según la normativa de la Comisión Europea - EFE

Las cajetillas genéricas retrasan la edad de iniciación al tabaquismo y atajan la tasa de fumadores

Se confirma: los paquetes de tabaco sobrios y poco atractivos suponen una barrera para el fumador. Francia está a punto de adherirse a la medida

MadridActualizado:

Los avisos de salud que aparecen en el empaquetado genérico son considerados más seriamente por los fumadores que los que aparecen en las cajetillas convencionales. «La promoción e implementación de medidas legislativas sobre la presentación de los productos derivados del tabaco, como las aplicadas en Australia, son muy acertadas debido a que pueden contribuir de forma muy directa en la mejora de la salud respiratoria de nuestra sociedad y sus futuras generaciones.

En España, la EPOC o enfermedad pulmonar severa tiene una alta prevalencia, la sufren unos dos millones de personas, y esta enfermedad respiratoria está causada en un 90% de los casos por el tabaco y, además, se diagnostican 20.000 pacientes con cáncer de pulmón cada año», afirma el doctor José Javier Lorza, neumólogo y miembro del Área de Tabaquismo de Separ (Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica) que revisó el estado de esta cuestión en las pasadas Reuniones de Invierno de Separ.

A partir del 20 de mayo, Francia se adherirá a la medida, siguiendo a Reino Unido, y venderá todos los productos de tabaco sin los logotipos de las empresas tabaqueras

En este sentido, Francia es el último país europeo que ha puesto en marcha la ley de empaquetado genérico de los productos derivados del tabaco. Así pues, a partir del próximo mes mayo de 2016 el país galo venderá todos los productos de tabaco con el empaquetado genérico, es decir, sin los logotipos de las empresas tabacaleras. Con la implantación de esta nueva ley, Francia sigue a Irlanda, Reino Unido y Hungría, que la aprobaron a principios del presente año. Por su parte, Noruega, Finlandia, Suecia, Chile, Uruguay, China, Singapur, Nueva Zelanda y Brasil se encuentran en proceso de aprobación de esta norma.