J.M. NIETO

Una de cada cuatro mujeres en España renuncia a tener hijos por su carrera profesional

Las estructuras flexibles en las empresas y la falta de ayudas de apoyo a la familia, causa de que la mitad de los españoles confiese haber tenido «menos hijos de los que deseaba»

MadridActualizado:

Una de cada cuatro mujeres en España confiesa que ha renunciado a tener hijos por avanzar en su carrera profesional, según el estudio «Maternidad y trayectoria profesional», realizado por IESE Business School, en colaboración con Laboratorios Ordesa, que analiza los factores que limitan el pleno desarrollo laboral de las trabajadoras madres o potenciales madres. El estudio, que también aborda el reparto de las labores domésticas, concluye que las mujeres siguen liderando esas tareas en el hogar aunque trabajen a jornada completa, y confirma la participación femenina de una forma más activa, física y rutinaria que los hombres, sobre todo en limpieza, comidas y cuidado de los hijos.

El micromachismo, la falta de un reparto ecuánime de las responsabilidades en el hogar, la falta de apoyo institucional a la familia y la maternidad y las estructuras jerárquicas rígidas en las empresas son algunos de los principales obstáculos con los que se encuentran las mujeres, según este trabajo, basado en una encuesta a 8.500 personas, la mayoría mujeres de entre 25 y 45 años con hijos menores de 12.

Hijos deseados y esperados

El estudio revela que más de la mitad de las mujeres y hombres encuestados reconoce haber tenido menos hijos de los que deseaba. En concreto, señala que mientras que en España el número de hijos deseados es de 2,52, sin embargo, se tienen de media 1,32 hijos. Además, hay casi un hijo de diferencia entre los que se espera tener y los que finalmente se tienen. El número de hijos esperados es de 1,69.

«Este estudio refleja el gran drama que viven muchas madres o potenciales madres que quieren tener hijos y no pueden o, cuando los tienen, no cuentan con ningún apoyo en la empresa», ha afirmado durante la presentación la profesoraNuria Chinchilla, directora del Centro Internacional I-WILL (IESE Lidership), que ha advertido de que «es muy representativo de lo que está pasando en España donde no hay políticas progresistas de apoyo a la maternidad y la familia».

Ellas los visten, lavan la ropa...

El trabajo destaca que el 96% de las mujeres viste siempre o casi siempre a sus hijos, frente a un 67 % de los hombres en la misma situación laboral, y respecto a las comidas, se responsabilizan de ella el 84% de las mujeres y el 54% de los hombres.

Las diferencias se disparan aún más cuando se trata de labores del hogar: el 92% de las mujeres a jornada completa lavan siempre la ropa, frente al 22% de los hombres; limpian, el 73 % de las mujeres, frente al 28% de hombres, y planchan, el 46 %, frente al 10 %.

El 60% de las mujeres entrevistadas creen que su pareja disfruta de una situación ventajosa en el hogar

En el seno de la relación conyugal, seis de cada diez mujeres creen que su pareja disfruta de una situación de ventaja en el hogar y que el tiempo que dispone lo dedica a las actividades más divertidas con sus hijos (jugar, leer, ir al parque). En general, a mayor nivel educativo más implicación del cónyuge o pareja, por lo que la educación es un factor que facilita una mayor igualdad y corresponsabilidad entre hombres y mujeres, señala el estudio realizado por las investigadoras Nuria Chinchilla y Esther Jiménez.

En el seno de las empresas

Respecto al ámbito laboral, el 35% de las mujeres afirman que sólo se puede llegar a lo más alto de su empresa si se hacen importantes renuncias familiares, como tener menos hijos (51%), dedicarles menos tiempo de lo que les gustaría (60%) o renunciar a ser madre (28%). En el caso del hombre, un 41% de los hombres afirman que ha tenido menos hijos de los deseados, un 63% ha dedicado menos tiempo y un 21 % renunciar a ser padre.

En los procesos de selección laboral, casi la mitad de las mujeres afirman que le han preguntado si tiene o tendrá hijos, una práctica discriminatoria que no suele denunciarse. Siete de cada diez encuestados piensan que se discrimina a las mujeres por ser madres, que tienen pocas oportunidades profesionales y que las empresas prefieren promocionar a hombres.

Sobre los horarios, el 92% de las mujeres creen que están desajustados el calendario escolar y laboral y el 77,5% que el tiempo para comer es demasiado extenso y tardío. A pesar de que algunas empresas cuentan con políticas de conciliación, los encuestados creen que por sí solas no son suficientes. El 91% muestran como principales barreras organizativas la falta de flexibilidad y el 85,6% una cultura de empresa muy poco sensible con la maternidad y la paternidad.

Entre las barreras sociales más relevantes, las mujeres opinan que es muy escasa la ayuda que se otorgan a la maternidad (97%), la que se facilita a las familias (96%), que falta reconocimiento del valor que supone la maternidad y la paternidad (94%), y del papel social que tienen las familias (93%).

La barrera personal más citada ha sido la falta de formación en áreas mayoritariamente masculinas (Matemáticas, Informática, Ingeniería)- el 54%- , seguido de las barreras por falta de confianza en uno mismo: «Me infravaloro» (34.8%), «temo fracasar» (34,5%) y «falta de confianza en mí misma» (28,4%).

La mujer tiene más nivel de estudios que su pareja en el 73% de las relaciones

Respecto a la formación, en el 73% de las parejas con diferencias en el nivel de estudios es la mujer quien tiene mayor grado de formación.

Un aspecto muy estudiando y en el que también puso énfasis recientemente el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) a raíz de las bajas pedidas por mujeres y hombrse, es Entre las mujeres que eligen una jornada parcial, un 76 % responde que es precisamente para hacer compatible trabajo y cuidado de hijos y solo el 14 % se acoge por no haber encontrado un trabajo a tiempo completo. En el caso de los hombres, las razones y los porcentajes son similares.

Sobre el salario, ingresan más de 1.400 al mes un 33% de las mujeres encuestadas y un 48% de los hombres. Para las autoras del estudio, huelga hablar de la tan comentada brecha salarial y de género, algo que dan por hecho.

El mayor porcentaje de mujeres se sitúa en los tramos de salarios más bajos, mientras que los hombres se sitúan en los tramos más altos; el 54% de las mujeres tiene un nivel de ingresos inferiores a sus parejas o cónyuges.