El brote de ébola alcanza una «nueva fase» en República Democrática del Congo tras registrarse un caso en una nueva ciudad

El ministro de Sanidad de República Democrática del Congo, Oly Ilunga Kalenga, ha informado este miércoles de que el brote de ébola ha alcanzado una «nueva fase» tras registrarse un nuevo caso en la ciudad de Mbandaka, una localidad del noroeste del país que cuenta con más de 1 millón de habitantes.

KINSHASAActualizado:

El ministro de Sanidad de República Democrática del Congo (RDC), Oly Ilunga Kalenga, ha informado este miércoles de que el brote de ébola ha alcanzado una «nueva fase» tras registrarse un nuevo caso en la ciudad de Mbandaka, una localidad del noroeste del país que cuenta con más de 1 millón de habitantes.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), que ha enviado al país 4.000 dosis de una vacuna experimental contra la enfermedad en un intento por acabar con el brote, ha expresado su preocupación ante la situación en el país, donde el ébola se habría saldado con al menos 23 muertos en el marco del último brote.

La enfermedad fue detectada en un primer momento en varias áreas remotas del país, lo que ha dado tiempo a las autoridades para trazar un plan para hacer frente a la situación. Sin embargo, la llegada del brote a Mbandaka aumenta significativamente el peligro.

«Hemos entrado en una nueva fase del brote de ébola, que afecta ahora a zonas sanas, incluidas las zonas urbanas», ha aseverado Ilunga en un comunicado. «Desde el anuncio de la alerta en Mbandaka, los epidemiólogos están trabajando para identificar a las personas que han estado en contacto con las áreas afectadas», ha explicado.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, también ha considerado que se trata de una evolución «preocupante» en el brote, si bien ha defendido que ahora «hay mejores herramientas» para combatirlo. La organización se ha convocado para este viernes una reunión de emergencia para determinar si se trata de una emergencia internacional de salud pública.

Médicos Sin Fronteras (MSF), que está ayudando al Gobierno congoleño en la contención del brote, ha resaltado la gravedad que supone que la enfermedad haya llegado a un núcleo urbano.

El coordinador de emergencias de MSF en Mbandaka, Henry Gray, ha destacado que los nueve brotes de ébola registrados hasta ahora en el país «habían ocurrido todos en zonas remotas y aisladas». «Con el nuevo caso registrado en Mbandaka, el escenario ha cambiado y se ha vuelto más grave y preocupante, ya que la enfermedad afecta ahora a una zona urbana», ha añadido en un comunicado.

En este sentido, el responsable de MSF ha subrayado la importancia de estudiar el caso sospechoso con el fin de «tener una visión más clara de cómo llegó a la ciudad». «Estamos trabajando estrechamente con el Ministerio de Salud y las demás organizaciones en el terreno para llevar a cabo una respuesta coordinada, rápida y a medida para detener la propagación del ébola», ha asegurado.

La ONG ya cuenta con equipos de emergencia en Mbandaka y ha establecido una zona de aislamiento en el principal hospital de la ciudad, dotada de cinco camas, y otra dotada con diez en el hospital de Bikoro, donde comenzó el brote. Además, se van a crear dos centros de tratamiento contra el ébola en Mbandaka y Bikoro, con diez camas cada uno.

Vacunación desde este fin de semana

Por otra parte, la portavoz del Ministerio de Sanidad, Jessica Ilunga, ha confirmado que el proceso de vacunación arrancará este mismo fin de semana, según ha recogido el diario local 'Actualité'.

Asimismo, ha resaltado que la vacuna «será administrada exclusivamente a aquellas personas directamente expuestas a casos confirmados de ébola y a todas las personas en contacto con estos casos».

En este sentido, ha detallado que entre las personas que serán vacunadas figurarán todos los trabajadores médicos que han tratado a los afectados o casos sospechosos de ébola.

Con este, ya son nueve los brotes de ébola registrados en República Democrática del Congo desde que se descubrió el virus precisamente en este país en 1976. La facilidad con la que se contagia la enfermedad la hace especialmente peligrosa, como quedó de manifiesto entre 2013 y 2016 con el citado brote en África Occidental.

La ONG Oxfam ha sido la última en sumarse a la respuesta para contener la mortífera enfermedad. El equipo de la organización trabajará con las comunidades en el área del brote, proporcionándoles información sobre el virus, formas de prevenir su propagación y cómo mantener la salud.