Colonia de coral en la isla One Tree, en la Gran Barrera australiana
Colonia de coral en la isla One Tree, en la Gran Barrera australiana - K. Caldeira

BiodiversidadLa acidificación de los océanos ya está frenando el crecimiento de los corales

Un experimento en un arrecife de la Gran Barrera de Coral de Australia demuestra que los cambios en el pH del agua afectan gravemente a los corales

MADRIDActualizado:

Los cambios en la química del océano amenazan la supervivencia de los corales en todo el planeta. Así lo han apuntado muchos estudios científicos en los últimos tiempos, y es conocida la relación entre una disminución en la acidez del océano y el crecimiento de los corales y viceversa. Ahora, por primera vez, los investigadores han realizado un experimento de campo controlado en una comunidad de arrecifes de coral en Australia, para aislar así los efectos de la acidificación de otros factores que afectan a los corales, como la temperatura, la contaminación costera y la sobrepesca. Y la conclusión es que la acidificación del agua ya está frenando el crecimiento de los corales, según un estudio que publica la revista «Nature».

Los investigadores, dirigidos por Rebecca Albright y Ken Caldeira, de la Carnegie Institution, (Stanford, Estados Unidos) manipularon la química del mar con el fin de determinar el efecto que el exceso de dióxido de carbono liberado por la actividad humana está teniendo en los arrecifes de coral. La acidificación del océano se produce porque éste absorbe buena parte del dióxido de carbono en la atmósfera, donde reacciona con el agua de mar para formar un ácido que es corrosivo para los arrecifes de coral, los moluscos y otras especies marinas. Aproximadamente una cuarta parte de las emisiones anuales de dióxido de carbono antropogénico es absorbida por los océanos, lo que está provocando que estos sean cada vez más ácidos.

Menor calcificación

Los arrecifes de coral son particularmente vulnerables a este proceso de acidificación porque la arquitectura del arrecife se construye a partir de la adición de carbonato de calcio (calcificación), un proceso que se hace más difícil a medida que aumentan las concentraciones de ácido y el pH del agua circundante disminuye. Estudios previos han demostrado descensos a gran escala en los arrecifes de coral en las últimas décadas. Y trabajos anteriores dirigidos por Caldeira -uno de los mayores especialistas en acidificación de los océanos y ciclo del carbono- revelaron que las tasas de calcificación en los arrecifes coralinos eran un 40% más bajas en 2008 y 2009 de lo que lo eran en 1975 y 1976. Sin embargo, ha sido difícil determinar exactamente qué parte de la disminución se debe a la acidificación y cuál es causada por el calentamiento, la contaminación y la sobrepesca.

El equipo manipuló la alcalinidad del agua de mar en un arrecife frente a la isla One Tree, en el sur de la Gran Barrera de Coral. Añadiendo hidróxido de sodio (sosa cáustica), los científicos llevaron el pH del agua hasta el nivel que debió haber en el periodo preindustrial, y entonces midieron la calcificación de los arrecifes en respuesta a este aumento del pH, encontrando que las tasas de calcificación en estas condiciones preindustriales manipuladas son mayores de lo que lo son hoy en día.

De no actuar ya, los corales no sobrevivirán en el próximo siglo

«Nuestro trabajo proporciona la primera evidencia sólida a partir de experimentos en un ecosistema natural de que la acidificación del océano ya está frenando el crecimiento de los arrecifes de coral», dice Rebecca Albright. «La acidificación ya está haciendo mella en las comunidades de arrecifes de coral, ya ha dejado de ser una previsión de futuro».

Dentro de las llamadas técnicas de geoingeniería se ha propuesto aumentar artificialmente la alcalinidad del agua alrededor de los arrecifes de coral poco profundos, y los resultados de este estudio demuestran que esta idea podría ser eficaz para salvar estos ecosistemas marinos. Sin embargo, Ken Caldeira se muestra rotundo: «La única forma real y duradera para proteger los arrecifes de coral es hacer profundos recortes en las emisiones de dióxido de carbono. Si no actuamos rápidamente, los arrecifes de coral -y todo lo que depende de ellos, incluyendo tanto la vida silvestre como las comunidades locales- no sobrevivirán en el próximo siglo».