El Congreso rechazó ayer elevar de 16 a 18 años la edad mínima para contraer matrimonio
El Congreso rechazó ayer elevar de 16 a 18 años la edad mínima para contraer matrimonio - ABC

La barrera psicológica de los 16 años que amordaza la acción política de Podemos y Ciudadanos

Ambas formaciones quieren rebajar la edad para votar y no apoyan iniciativas que suponga el reforzamiento de los 18 años, como, por ejemplo, para contraer matrimonio

MadridActualizado:

Con la mirada puesta en la reforma de la Ley Electoral, Podemos y Ciudadanos afrontaron ayer el debate de la Proposición no de Ley (PNL) del Grupo Popular para elevar de 16 a 18 años la edad mínima para contraer matrimonio. Una iniciativa que, a priori, no tenía ninguna arista para ser rechazada por la oposición; quedó sin efecto al ser tumbada en el Pleno del Congreso por 203 votos en contra, 130 a favor y 3 abstenciones.

El motivo de este rechazo fue justificado por el PSOE, Podemos y Ciudadanos en la negativa del PP a aceptar sus enmiendas. Sin embargo, según las fuentes consultadas por ABC, el trasfondo está en que estas formaciones políticas, sobre todos las lideradas por Pablo Iglesias y Albert Rivera batallan en las reuniones de la reforma de la Ley Electoral por rebajar la edad de votar a los 16 años «y todo lo que sea mover esta barrera les molesta», señalan estas fuentes.

Si hubieran aceptado elevar la edad para contraer matrimonio a los 18 años, se podría crear un precedente que, a su juicio, podría ser utilizado por otros partido para reforzar sus tesis de mantener esta edad para votar, como está establecido actualmente. Por el contrario, ahora pueden alegar que si los 16 años es una edad óptima para casarse, también podría serlo para votar.

No aceptó enmiendas

En este ambiente se desarrolló ayer un debate, en que el Partido Popular se quedó solo al no aceptar las enmiendas presentadas por estos grupos. Los populares creen que «desvirtúan la iniciativa, al tratar asuntos que nada tienen que ver, como acabar con la pobreza en el mundo», señalaron a ABC fuentes populares.

En el caso del PSOE, en su enmienda solicitaba que en el plazo de tres meses se elaborara un Plan de Acción que incluyera varias medidas para solucionar los problemas de la infancia; así como el envío a la Cámara de un estudio, para su debate, sobre esta problemática. Por su parte, Ciudadanos pedía el cumplimiento del Pacto contra la Violencia de Género y un proyecto de ley para erradicar la violencia contra la infancia. Finalmente, Podemos reclamaba un estudio riguroso sobre las consecuencias de los matrimonios en edades inferiores a 18 años.

Los populares abrieron el debate en el Pleno afirmando que presentaban esta iniciativa en cumplimiento de las recomendaciones realizadas por varios organismos internacionales, como el Consejo de Derechos Humanos de la ONU o el Comité de los Derechos del Niño. Una sugerencia que ya había sido aplicada en países como Italia, Portugal, Bélgica y Suecia.

La portavoz popular, Silvia Heredia, mostró la necesidad de «proteger mejor la vida de nuestros menores», porque «nos lo están reclamando organizaciones de la sociedad civil». En este sentido, afirmó que «si el matrimonio infantil es injusto en otro países del mundo también lo es en España».

Ciudadanos se mostró muy crítico con la PNL del Grupo Popular y su portavoz, Patricia Reyes, acusó a los populares de recortar derechos y criticó la débil argumentación que sustenta la iniciativa popular. «Se debe justificar con argumentos más sólidos, este medio folio se queda bastante corto», insistió.

Uniones residuales

La portavoz del PSOE, Ángeles Álvarez, también reclamó más información, y señaló que este tipo de matrimonios son «residuales» y no forma parte de las medidas urgentes de la ONU. Por ello, señaló que «no vamos a hacer el juego a quién elude y desprecia el resto de recomendaciones del informe de la ONU». En total, se han registrado en España 2.500 casos de menores que se han casado en los últimos 10 años. Una cifra cuestionada por la oposición, ya que argumentó que no se corresponde con la realidad del país.