Edificio del número 4 de la calle de los Hermanos Bécquer, donde el martes murieron dos jóvenes al desprenderse un cristal del ascensor
Edificio del número 4 de la calle de los Hermanos Bécquer, donde el martes murieron dos jóvenes al desprenderse un cristal del ascensor - Inma Flores

El ascensor de Madrid, una fatal excepción de un servicio seguro

España es el país europeo con mayor número de elevadores, más de un millón

MadridActualizado:

La muerte de dos jóvenes en Madrid al desprenderse una de las paredes de cristal de un ascensor y caer al vacío desde una altura similar a los nueve pisos ha creado una sombra de sospecha sobre la seguridad de los elevadores. Pese a la enorme tragedia registrada el martes en un edificio de viviendas del barrio de Salamanca, los accidentes mortales en el medio de transporte más utilizado del mundo son una excepción y no una regla.

Con más de un millón, España es el país europeo con el mayor número de ascensores. Solo en Madrid se encuentran en funcionamiento más de 162.000. En concreto, existen 19,8 ascensores por cada 1.000 habitantes, una ratio muy por encima de otros países con mucha densidad de población como Reino Unido, Francia o China.

El director general de la Federación Empresarial Española de Ascensores (Feeda), Francisco González, explicó este miércoles a ABC que pese al gran número de aparatos en funcionamiento «apenas se producen accidentes de usuarios y la gran mayor mayoría no son de

En los edificios de vivienda los ascensores son inspeccionados cada cuatro años y cada dos cuando son lugares de concurrencia pública

gravedad». «Cada persona sube prácticamente entre una y dos veces al día. Muchas más personas son transportadas en los ascensores de España que en los aviones o trenes y, sin embargo, el número de accidentes es muy, muy inferior en cuanto a vidas humanas a los accidentes que ocurren en el resto de los medios de transporte, por lo tanto estamos hablando de un elemento muy seguro y muy controlado», afirma.

300 en 2016, ninguno mortal

Según los datos facilitados por esta organización empresarial a ABC, durante 2016 se produjeron alrededor de 300 incidentes entre los usuarios de los elevadores, la mayoría leves. De ese total, 146 se debieron al uso indebido del ascensor; 136 fueron provocados por fallos técnicos que produjeron atrapamientos; 14, por puertas automáticas no protegidas y solo cinco fueron graves debido a movimientos incontrolados de la cabina y nivelación deficiente. Ninguno fue mortal, según recordó González.

Los datos aportados por la patronal son parciales, ya que están basados en los incidentes reportados por las empresas asociadas a Feeda, que representa al 80 por ciento del parque de elevadores en funcionamiento en España. En nuestro país «no existen cifras

La comunidad de vecinos está obligada a contratar un servicio de mantenimiento del elevador que se realiza mensualmente

oficiales» sobre los accidentes registrados entre los usuarios en este medio de transporte, denunció a ABC José Antonio Guerra, responsable de la Sección de Bienes de Equipo de la Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT (UGT-FICA). Austria es el único país del ámbito europeo que posee un sistema fiable de registro.

Un informe de este sindicato que representa a los trabajadores del sector de la elevación, señala que entre 2001 y 2006 se produjeron un total de 1.791 accidentes entre los usuarios de ascensores, de los cuales 39 resultaron mortales. La estimación recogida por este sindicato fue realizada por European Lift Asociation (ELA) y señala que la causa de la gran mayoría de estos incidentes se produjeron a causa de desajustes en la parada (872), seguido de problemas de cierre de las puertas (258) y falta de protección en la puerta (165).

Desde el 20 de abril de 2016, la directiva europea 2014/33/UE obliga a nuestro país a redoblar las condiciones de seguridad de los aparatos nuevos. Entre las medidas que exige la nueva normativa está la de disponer de un servicio de teleasistencia, proporcionar el bloqueo de la puertas automáticas o mejorar la nivelación (para evitar que la cabina se detenga incorrectamente entre dos plantas).

Medio millón son viejos

Los empresarios del sector lamentan que esta directiva no se aplique a los ascensores antiguos, sobre todo porque en nuestro país hay aproximadamente 500.000 elevadores de más de 20 años. Si bien su nivel de seguridad «era adecuado en la fecha en la que estas unidades se instalaron, estos ascensores no cuentan con las mismas medidas de seguridad que los nuevos», recuerda González, quien subraya que si se aplicaran las nuevas medidas de seguridad a estos aparatos antiguos «se podrían reducir mucho los accidentes leves o más graves como roturas de hombros o caderas, sobre todo entre las personas mayores».

Si bien estos aparatos son muy seguros, el responsable de la Sección de Bienes de Equipo de UGT-FICA advirtió ayer sobre «la excesiva carga de trabajo a la que están siendo sometidos los trabajadores de mantenimiento de ascensores, que en la última década han pasado de ocuparse de 75 ascensores al mes a 150, e incluso en algunos casos, hasta 200». «Teniendo en cuenta los traslados a los edificios de vivienda para hacer las revisiones, los técnicos cada vez tienen menos tiempo para hacer el mantenimiento como se tiene que hacer», denunció Guerra.

A la espera de que la investigación revele las causas del accidente, los empresarios del sector mantienen su sorpresa, ya que el aparato siniestrado era nuevo. Sergio Idoipe, dueño de una empresa con licencia nacional, que opera sobre todo en Soria y Zaragoza, explica que «la diferencia entre viejos y nuevos ascensores es que en los segundos, como el siniestrado en la capital, se ha eliminado el chasis (el marco que rodea el ascensor) y se ha integrado en la cabina, pero no por ello son más inseguros». Las revisiones periódicas y las visitas de mantenimiento «son intensivas y frecuentes, a tenor de la directiva vigente», subraya.