Apoyo mayoritario a la fórmula «cumple los requisitos» para obtener el título de ESO

La comunidad educativa respalda el término porque se aplica a todos los alumnos, con 5 o sin él

MADRIDActualizado:

Tal como adelantó ayer ABC en exclusiva, el Ministerio de Educación encontró finalmente la fórmula para que los alumnos de la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) puedan sacar su título aún obteniendo dos suspensos (que no sean simultáneamente Lengua y Matemáticas) y con una nota inferior a 5. «Cumple con los requisitos» ha sido el sinónimo elegido al aprobado y que se aplicará a todos los alumnos (independientemente de si sacan un 5 o un 10) aunque también se especificará la nota en formato numérico.

El Gobierno elaboró un real decreto en el que buscaba una solución transitoria para los alumnos que terminan el curso dentro de dos meses, una vez paralizadas las reválidas en diciembre del año pasado. En este real decreto se sugería buscar un sinónimo al aprobado para los que saquen menos de 5 y dos suspensos, lo que generó críticas de algunos miembros del Consejo Escolar. Ahora, con la solución sobre la mesa, la opinión de la comunidad educativa vuelve a ser dispar: «Lo normal hubiera sido poner una calificación y otorgar el título. En último caso, se podría haber usado el término "apto" porque el hecho de "cumplir los requisitos" es totalmente innecesario y redundante. Si se obtiene el título es que se ha superado. Lo chocante es tener que buscar sinónimos de aprobado porque volvemos a enmascarar la realidad, estás aprobado o suspenso, no hay más opciones», apunta Luis Centeno, miembro de Escuelas Cristianas.

Válido si no desprestigia

A su juicio, es un retroceso respecto a al avance que había supuesto la Lomce y puede inducir a cierta confusión. «Perjudica al alumnado porque le crea falsas expectativas y sobre todo al profesorado, que está frente a estudiantes que saben que aunque no superen todas las materias van a tener al final el título».

Carmen Heredero, representante de la Federación de Enseñanza de Comisiones Obreras, considera que el término es «válido» porque se aplica a todos los alumnos que finalizan la ESO, es decir, «no supone un señalamiento o discriminación para aquellos que suspenden dos asignaturas o sacan menos de 5. En caso contrario, sí hubiera objetado el término». Sin embargo, cuenta, durante las reuniones del Consejo Escolar con el Ministerio, CC.OO manifestó su «temor» a que el término supusiera un desprestigio para algunos alumnos. «Se plantearon muchas opciones, por ejemplo, que figurara el aprobado entre paréntesis, etc. pero el Ministerio nos dejó claro que se aplicaría a todos por igual».

Para la Confederación de Padres y Madres (Cofapa) el término es una cuestión de forma y, para ellos, lo que importa es el fondo.

«Si se ha decidido así nos parece bien siempre que se mantenga el nivel de exigencia. Los padres queremos la mejor preparación para nuestros hijos. Hay que inculcar desde la familia, en coordinación con el centro, que con esfuerzo se puede aprobar la ESO», apunta Begoña Ladrón de Guevara, presidenta de Cofapa.

Desde el Sindicato de Estudiantes, consideran que si el término se aplica a todos es «fenomenal» porque para ellos, lo que no se puede tener es «un título de primera y de segunda», apunta Ana García, secretaria general del sindicato. Por su parte, la Conferencia de Sindicatos de Trabajadores coincide y cree que este nuevo término «va camino a disminuir la segregación entre los alumnos. En este sentido es positivo, pero lo que no hemos analizado aún es si este es el medio o si hay otras alternativas. Es una medida, como otras, que se han tomado sin consultar y sin tener en cuenta a la parte social (es decir, profesorado y familias) y lo que exigimos es que en vez de hacer estas cosas, se derogue definitivamente la Lomce y se acelere el Pacto de Estado por la Educación», critica Salvador Benavent, portavoz de STES.

Precisamente es eso lo que busca el Gobierno. Ya elaborado el nuevo texto del real decreto, que ahora deberá aprobarse para su posterior publicación en el Boletín Oficial del Estado. Sin embargo, solo servirá para este curso escolar porque la idea es llegar a un gran pacto educativo entre todos los partidos que permitirá la aprobación de una nueva ley que contente, si cabe, a todos los sectores.