La ameba «come-cerebros» se introduce por las fosas nasales y destruye el tejido cerebral, provocando la muerte
La ameba «come-cerebros» se introduce por las fosas nasales y destruye el tejido cerebral, provocando la muerte - ABC

La ameba «come-cerebros» acaba con la vida de una niña de 11 años en EE.UU.

La menor fue hospitalizada pero ya era demasiado tarde, su tejido cerebral había sido devorado por el parásito

Actualizado:

Una niña de 11 años, Hanna, se bañaba en el río Edisto (Carolina del Sur), cuando tuvo que ser hospitalizada porque una ameba se le había introducido en las fosas nasales. El parásito se desarrolló en su cerebro y acabó por provocarle la muerte.

La «Naegleria fowleri» es un parásito que se desarrolla en aguas estancadas y humedales, propagándose con el aumento de las temperaturas. Su puerta de entrada al cuerpo son las fosas nasales, por donde avanza hasta llegar al cerebro. Una vez instaladas, destruyen las células, acabando con el tejido cerebral. Por su forma de actuar, son popularmente conocidas como amebas «come-cerebros».

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda aumentar la concentración de cloro en estanques y estaciones de abastecimiento de agua para frenar el avance de esta ameba.

La familia de Hanna ha difundido un comunicado en el que aseguran que, «aunque este no es el resultado que deseábamos, esperamos que nuestra dulce niña se haya unido a los ángeles». Además, han puesto en marcha una página para recaudar fondos para ayudar en la investigación de este parásito y evitar que sucedan casos similares.