Un hombre traslada a una mujer en la localidad de Cártama, una de las más afectadas por la tromba de agua
INUNDACIONES EN MÁLAGA

«El agua ya estaba tocando el techo del local cuando pudimos hallarla»

Emergencias relata a ABC el rescate fallido de una de las víctimas del temporal, una joven de 26 años ahogada en un sótano de Estepona

MálagaActualizado:

Flotando sin vida en el agua. Así se encontraron los bomberos de Estepona a una de las dos víctimas mortales de la tromba de agua que ayer anegó la provincia de Málaga y Cádiz. Se trata de una mujer rumana de 26 años que intentó escapar del Club California, en el que se encontraba. «Estaba en los sótanos del local, pero el agua llegaba hasta el techo cuando por fin pudimos hallarla», según relató a ABC el jefe de Bomberos de Estepona, una de las localidades más castigadas por la tromba de agua. La joven falleció, pese a llamar pidiendo auxilio y dar aviso a Emergencias y a una amiga, que le aconsejó subirse a la barra del bar para ganar tiempo hasta que la rescataran, pero finalmente nada se pudo hacer por su vida.

El Rey Felipe VI mostró sus condolencias por el fallecimiento de la joven. Su Majestad habló con los alcaldes de Málaga, Cártama, Estepona y Marbella, las ciudades más afectadas, para interesarse por lo sucedido, sobre todo «por las personas evacuadas y los daños ocasionados». También se interesó por las consecuencias de la riada el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

En alerta roja

La muerte de esta joven fue la consecuencia más grave de una nueva jornada negra para la provincia de Málaga, lamentablemente habituada a inundaciones recurrentes. Se cumplieron los peores pronósticos, que desde hacía dos días anunciaban el diluvio. Ayer parecía que el mar se hubiera tragado la tierra. Las lluvias, que superaron los 200 litros en pocas horas en algunos puntos, convirtieron la capital y algunos de sus municipios en un infierno bajo las aguas.

Desde primera hora de la mañana, las sirenas fueron las dueñas de la banda sonora de muchas ciudades, con sus calles cortadas y con sus vecinos al borde perderlo todo. Estepona fue donde más lluvias se registraron superando los 221 litros por metro cuadrado, seguidos de Mijas, con 220. Los efectos se dejaban ver según avanzaba la jornada. El agua lo ocupaba todo. Los niveles de alerta crecían hasta el color rojo. Los rescates se fueron intensificando hasta llegar a 830 incidencias en la provincia. En un gran número de municipios se han suspendido hoy las clases.

Rescatados del techo de sus coches

En Coín los bomberos tuvieron que rescatar a un hombre atrapado en su coche. No fue el único. La Guardia Civil empleó el helicóptero para sacar a otro damnificado por las riadas, que incapaz de abandonar a su perro, se quedó aislado en el techo del vehículo hasta que llegó la ayuda. Muchos de los rescates más aparatosos sucedieron en Alhaurín de la Torre, donde con el río desbordado tuvo que participar la Unidad de Rescate Acuático (URA).

Una de las socorridas era una familia con nueve niños, que tuvieron que ser sacados a nado en la zona de El Romeral. En la misma localidad, los servicios de Emergencias tuvieron que actuar para achicar agua en una residencia de mayores.

Una barriada de Cártama evacuada

Una barriada entera evacuada en Cártama. Muy cerca de allí, en Cártama, el propio Ayuntamiento hizo un llamamiento a los vecinos para que taponaran las entradas de agua a las casas con ladrillos. Las balsas de agua se cebaron con la barriada Santa Amalia, donde muchos vecinos tuvieron que ser rescatados y evacuados ante el desbordamiento del río Guadalhorce. A Cártama precisamente se trasladaron el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, y la presidencta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. Otro rescate masivo se produjo en Mijas. En la zona de La Alberquilla las autoridades tuvieron que rescatar a una treintena de personas. Ante las posibles incidencias el Ayuntamiento llegó a habilitar el polideportivo de Las Lagunas para acoger a los desplazados.

Una barriada de acogida que vio cómo los bomberos tenían que sacar a varias personas del tejado de un restaurante, ya que se refugiaron allí cuando el agua les impidió la salida por otro lugar. En este municipio, también, la protectora de animales pidió auxilio para salvar a los caballos que se encontraban en La Vega o a los animales de su interior que corrían riesgo de ahogarse. La ayuda hizo que los caballos fueran a parar al hipódromo y el resto fueron redistribuidos.

Destrozos en la meca del lujo

En Marbella los problemas tampoco fueron menores. Los 193 litros caídos volvieron a dejar, apenas una semana después de las últimas inundaciones, calles convertidas en aguas bravas, muros caídos y cortes de suministros. Hubo que rescatar a varias personas en Nueva Andalucía, urbanización cercana a Puerto Banús. Los destrozos fueron la tónica habitual en toda la provincia. En la cercana Manilva se pudo ver el Puerto de la Duquesa desbordado y con los barcos amarrados en las calles con los muelles tapados por el agua.

Sin Metro, en Málaga capital

Las precipitaciones se cebaron también con la capital, donde asimismo se sucedieron los rescates. Entre ellos, el de una conductora de autobuses evacuada de urgencia de su vehículo en el polígono del Guadalhorce. El metro, inundado, estuvo sin servicio varias horas y se suspendió una mara