FOTOLIA
DÍA INTERNACIONAL CONTRA LA VIOLENCIA MACHISTA

Adolescencia, un hervidero de violencia machista

Nueve de cada 10 adolescentes reconocen haber ejercido algún tipo de maltrato psicológico sobre su pareja sentimental

MADRIDActualizado:

La lucha contra la violencia de género debe poner especial acento en trabajar y alimentar la concienciación por la igualdad de género desde edades tempranas. Es en la juventud donde se forja el respeto por la pareja y donde se asientan los valores que más tarde construyen la sociedad. Desgraciadamente y a pesar de la incansable lucha que se está haciendo, las cifras que se recogen no son nada alentadoras y perfilan al colectivo adolescente como un auténtico caldo de cultivo para esta lacra. Un estudio elaborado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud arroja cifras que dan a entender cómo las relaciones entre adolescentes se sustentan en muchos casos en mecanismos agresivos por parte de ambos sexos, aunque con mayor prevalencia en el sexo masculino. Según el estudio, más del 80% de los adolescentes y jóvenes españoles de 14 a 19 años afirma conocer o haber conocido algún acto de violencia entre géneros en parejas de su edad. De hecho, son capaces de identificar una media de 5 actos por persona de violencia ejercida por chicos y una media de 3,7 de violencia ejercida por chicas. Se trata de actitudes que dejan cifras muy desalentadoras. Pero la cosa no queda ahí, nueve de cada diez adolescentes manifiesta haber ejercido algún tipo de violencia psicológica sobre su pareja. Así lo expone un trabajo de investigación realizado por la Universidad Internacional de Valencia (UIV) «La importancia de la prevención en la violencia de pareja» elaborado por la doctora María Jesús Hernández Jiménez, profesora de Psicología que muestra una realidad preocupante sobre este tipo de actuaciones en las relaciones de noviazgo a edades tempranas. Según el estudio, aproximadamente entre el 92 y el 95 por ciento de los adolescentes manifiesta haber ejercido «alguna variante de violencia psicológica contra sus parejas» mientras que más de un 7 por ciento dice haber perpetrado algún tipo de violencia física. En el caso de las chicas, son mayoritarios y generalizados los actos relativos al control (revisión del móvil, con quién se puede hablar, dónde se puede ir…), entre los chicos, son más habituales la intimidación, el control personal y emocional, la violencia física y verbal o la violación de la intimidad.

REDES SOCIALES, UN ARMA DE DOBLE FILO

A estos datos se suma un agravante que viene potenciado por la era digital en la que vivimos. Las diferentes formas de violencia de género en las relaciones de pareja encuentran refugio en las redes sociales y en el uso de los dispositivos móviles. El estudio «El ciberacoso como forma de ejercer la violencia de género en la juventud: un riesgo en la sociedad de la información y del conocimiento» lo pone de manifiesto. El papel que juegan las nuevas tecnologías en las relaciones que se establecen en la adolescencia y la juventud y la exposición a las mismas lleva a este colectivo a tener un alto riesgo de sufrir ciberacoso que, en el ámbito de las relaciones de pareja, supone una dominación sobre la víctima mediante conductas humillantes que afectan a la privacidad e intimidad. De hecho, el 25,1% de las chicas reconocen haber sufrido control abusivo a través del móvil, según el citado estudio. Una realidad que ha obligado a tipificar el ciberacoso como delito dentro del código penal.

Conscientes de la importancia que tiene la prevención de la violencia machista desde la adolescencia, desde el gobierno trabajan con numerosas campañas en concienciar a la juventud de la importancia de detectar manifestaciones de maltrato en las relaciones que y en las consecuencias que esto puede tener en el futuro. Una tarea en la que según los expertos todavía se tiene que insistir más.