Solo el 8% de los asesinatos de periodistas alrededor del mundo ha sido resuelto

Actualizado:

En la última década solo ha sido resuelto el 8 % de los asesinatos de periodistas en el mundo, lo que constituye una herida abierta para el ejercicio de la profesión y un peligroso motivo para que se repitan estos crímenes, sostuvieron expertos reunidos hoy en Costa Rica en un foro internacional.

La Unesco, organizadora del encuentro «Conferencia Internacional sobre Impunidad en Crímenes contra Periodistas», contabiliza desde 2006 un total de 754 asesinatos de periodistas a nivel mundial, de los cuales solo en un 8 % de los casos los responsables han sido procesados judicialmente.

Entre 2014 y lo que llevamos de 2015, 40 periodistas han sido asesinados en Latinoamérica, la mayoría por motivos políticos, la segunda causa fue la defensa de los derechos humanos y la tercera, las situaciones de guerra.

El representante de la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano, el colombiano Germán Rey Beltrán, dijo en el evento que desde 1977 en su país se han contabilizado 152 periodistas asesinados.

De esos 152 casos, el 47 % ya prescribió sin ser resuelto y en solo cuatro fueron condenados los autores materiales e intelectuales, aseguró Rey, quien recalcó que todos se enmarcan en el contexto del conflicto armado interno.

«Un gran porcentaje de los asesinados son periodistas de pequeños medios regionales que viven en una situación muy grande de indefensión», comentó Rey. El colombiano dijo que «gran parte» de los homicidios se han cometido por medio de «alianzas» entre políticos y grupos armados ilegales.

Rey reconoció que en los últimos años se han reducido estos crímenes, pero que ha aumentado la censura y la autocensura de los periodistas. El país americano con el mayor problema en la actualidad es México, según dijo la directora ejecutiva de la organización Periodistas De a Pie, Daniela Pastrana.

Datos de esa organización indican que en los últimos cuatro años en México han sido asesinados 17 periodistas, 7 de ellos en lo que va de 2015. Si se toma en cuenta el periodo 2000-2015, el número de comunicadores asesinados en México es de 88 y de 18 el de desaparecidos.

«Solo un 14 % de los crímenes viene del crimen organizado. El problema es que el crimen organizado ha infiltrado las estructuras de gobierno, entonces es muy difícil distinguir la línea de cuándo proviene del crimen organizado y cuándo de agentes del Estado», declaró Pastrana.

La mexicana relató que ha habido ataques con armas, con explosivos y formas «crueles» de asesinatos que han buscado «generar terror en el medio». El representante de Reporteros Sin Fronteras para América Latina, Emanuel Colombie, denunció que después del golpe de Estado de 2009 en Honduras, las amenazas contra los periodistas se han vuelto «constantes» y que en Brasil existe «falta de compromiso y corrupción» para combatir el flagelo.

Según Colombie, en 2015 ha habido 20 asesinatos de periodistas en América Latina, «la mayoría en Honduras, Brasil, México, Guatemala y Colombia, que son los países más peligrosos». «La impunidad y la lentitud de la justicia para encontrar a los autores alimenta el clima de desconfianza y de autocensura y desvaloriza el trabajo de los periodistas», manifestó

Los participantes en el foro abogaron por un fortalecimiento de los mecanismos de protección para estos profesionales y una profundización del papel de los Poderes Judiciales con la creación de unidades de investigación especializadas en la temática de libertad de expresión.

Pero principalmente, los expositores urgieron a que exista voluntad política para defender el papel tan importante que cumplen los medios de comunicación en la sociedad.

El presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH), Humberto Sierra, dijo que «la corrupción es un método de censura a la labor de los periodistas» y añadió que «la libertad de expresión es un método de lucha contra la corrupción».

La Conferencia Internacional es organizada por la Unesco, la CorteIDH y la Relatoría para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), con el apoyo de una veintena de organizaciones no gubernamentales.